Pasar al contenido principal
Que prorroga la caza seis años, hasta finales de 2020

Parques Nacionales: luz verde del Congreso a su nueva Ley

El Congreso aprobó definitivamente el 20 de noviembre la Ley de Parques Nacionales, con la prórroga de seis años para la caza, la pesca o la tala comercial a partir de su entrada en vigor, un día después de su publicación en el Boletín Oficial del Estado.
OK_LPN_G Últimas luces del día con varios venados al contraluz.

La Cámara Baja sacó adelante las diecisiete enmiendas procedentes del Senado al proyecto de Ley de Parques Nacionales con el apoyo a todas del Partido Popular. El texto definitivo establece que se podrá cazar en Parques Nacionales hasta finales de 2020. Hasta ahora, con la Ley en vigor, aprobada en 2007, estos enclaves tenían una prórroga de diez años, hasta 2017, en los que se podría cazar en las fincas cinegéticas, pero con la nueva Ley esta prórroga de seis años estará en vigor para todos los Parques de la Red, ya que no restringe esta opción a un parque en concreto.

En un encuentro con periodistas tras la aprobación definitiva de la Ley de Parques Nacionales en el Congreso de los Diputados, el secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, dijo que la estimación de lo que costaría indemnizar a los propietarios con derechos a realizar actividades a extinguir en Parques Nacionales se mueve en una horquilla de entre 50 y 320 millones de euros, aunque la cifra no es definitiva y puede variar en función del número de propietarios que no lleguen a acuerdos voluntarios y opten por ser expropiados. "El objetivo de los acuerdos voluntarios es evitar un desembolso al Estado", admitió. Igualmente, Ramos afirmó que la nueva ley, a la que definió como "eminentemente conservacionista", pretende poner fin a la situación derivada de la Ley de 2007, que dio una prórroga de diez años a los titulares de derechos de caza, pesca, tala u otras actividades que son incompatibles en los Parques Nacionales de acuerdo tanto con la norma de entonces como con la recién aprobada. "El problema del plazo está ahí porque la Ley de 2007 no lo quiso resolver. Nuestra ley da más plazo y algo más de margen presupuestario", aseveró Federico Ramos, que no entiende una crítica "tan dura y sanguinaria". Ramos defendió el papel de los propietarios como los que "tradicionalmente" han cuidado los Parques incluso frente a planes estatales y, por eso, no los ven como "enemigos". También informó que desde 2007 no se ha avanzado en el sentido de acuerdos o expropiaciones y "ahora mismo es complicado sacar dinero público para pagar derechos cinegéticos". El presupuesto del Organismo Autónomo Parques Nacionales para 2015 es de 46 millones de euros.

Lamentó igualmente que algunas organizaciones ambientales que ahora critican la ley y piden un plan para zanjar los derechos, no hicieron lo mismo cuando se aprobó la ley de hace siete años con una prórroga de diez años "cuando había dinero".
En estos seis años hasta 2020, avanzó que el Gobierno aspira a hacer un plan financiero para resolver esta cuestión con el objetivo de no llegar al próximo plazo y estar en la misma situación. "Damos algo más de plazo porque nos parece que tres años es un plazo moderado a la vista de las condiciones presupuestarias que no han permitido avanzar mucho".