Pasar al contenido principal
Más de 4.000 participan en el Proyecto Caza y Oso

Miles de cazadores trabajan por el oso pardo cantábrico

Más de 4.000 cazadores colaboran actualmente con el Proyecto Caza y Oso, promovido por la Fundación Oso Pardo para su recuperación en el norte de la Península Ibérica, a los que se suman miles de cazadores que lo han hecho a lo largo de los últimos años.
CazadoresOso_ONC_G Cazadores con sus sabuesos junto a un miembro de la Patrulla Oso de la FOP y oso pardo cantábrico en su hábitat natural.

El presidente de la Fundación Oso Pardo, Guillermo Palomero, destaca que “los cazadores son grandes conocedores del medio y del territorio”, por lo que se han convertido en uno de los pilares de un proyecto que a día de hoy califica de “éxito”. Guillermo Palomero explica que en las últimas dos décadas España ha pasado de tener una población de entre 60 y 70 ejemplares de oso pardo a los más de 250 que hay hoy en día, “y eso a pesar de que es un animal que responde lentamente a las medidas que se adoptan”.

Sobre la colaboración de los cazadores, Palomero señala que hay acuerdos con federaciones cantábricas y sociedades locales de cazadores desde principios de los años noventa: “Se están logrando resultados muy buenos con esa colaboración, es una relación cómoda y con buenos resultados”. Por eso, tiene claro que de cara al futuro quiere seguir trabajando en la misma línea, de la mano del sector cinegético.

Los cazadores controlan la posible presencia de lazos y veneno, y al mismo tiempo ayudan a hacer un seguimiento constante de la población osera. De forma paralela, la FOP y asociaciones de cazadores de Castilla y León, cuya Federación pertenece a la Oficina Nacional de la Caza, Cantabria y Asturias han editado guías conjuntas de buenas prácticas cinegéticas en zonas oseras.

Por su parte, la Fundación Oso Pardo ha aportado a las sociedades de cazadores material para su guardería, un estudio de actuaciones de mejora del hábitat en los cotos y cerca de 1.400 pastores eléctricos para proteger cultivos y praderas de los ataques del jabalí, y evitar de esta manera que ganaderos y agricultores coloquen lazos de acero ilegales.

Y es que la Fundación Oso Pardo tiene muy claro que “a estas alturas, parece suficientemente demostrado que las limitaciones necesarias para la protección del oso no son incompatibles con el disfrute de la caza”. Actualmente, el Proyecto Caza y Oso se desarrolla con éxito en Asturias mediante convenios de colaboración con once sociedades asturianas de caza, que aglutinan a cerca de 4.000 cazadores mayoritariamente locales. Estas sociedades de cazadores son responsables de la gestión cinegética de 280.000 hectáreas. El Proyecto Caza y Oso empezó en 2010 su andadura en Cantabria a través de un Convenio de Colaboración con la Federación Cántabra de Caza en cuyo marco se promueve el uso de emisoras para reducir los conflictos con los osos en el transcurso de las cacerías y se fomenta la formación y las campañas informativas entre el colectivo de cazadores.

(Texto: Oficina Nacional de la Caza / Fotos: Fundación Oso Pardo)