Pasar al contenido principal
De aprobarse en los términos actuales el Proyecto de Ley

La Ley de Parques Nacionales permitirá la caza

La última de arena de este Gobierno del PP fue la suelta de cabras monteses en el Pirineo francés, mientras que la de cal ha sido la enmienda 278 al Proyecto de Ley de Parques Nacionales, que podría posibilitar en ellos la caza y otras actividades.
Ley_Parques_G Ciervos en un terreno adehesado.

A pesar de lo que algunos malpensados creen, la reivindicación de cazar en los Parques Nacionales nunca ha sido un capricho del sector cinegético, sino más bien un intento de salvaguardar estos espacios de la lamentable situación medioambiental en la que se encuentran y la aceptación de un hecho que se produce en todos ellos sin excepción, la caza, aunque de forma soterrada, muy mal llevada a cabo y, para más inri, pagando por ella.

Ante este panorama desalentador, el colectivo cazador ha pedido en repetidas ocasiones que se desenmascare esta situación, que se permita la caza y otras actividades tradicionales en estos lugares, las mismas que posibilitaron en su momento que estos entornos fueran auténticos tesoros o santuarios de la biodiversidad española, recibiendo por practicar nuestra afición unos ingresos de los que no anda sobrado el Organismo Autónomo de Parques Nacionales.

Ahora, por fin, parece que el Gobierno del Partido Popular ha abierto los ojos a esta testadura realidad y, siguiendo el ejemplo de otros muchos países, en la tramitación del Anteproyecto de Ley de Parques Nacionales, ha introducido una enmienda, la 278, que abriría la puerta a la caza deportiva y a otras actividades tradicionales en estos espacios de aprobarse definitivamente el texto en los términos actuales.

La enmienda 278, presentada por el Grupo Parlamentario Popular el lunes, 20 de octubre de 2014, en el Senado, modifica la disposición adicional séptima, apartado 1, para añadir una frase al final del párrafo, quedando el texto redactado como sigue:

“1. Las administraciones públicas adoptarán, en un plazo máximo de cuatro años a partir de la entrada en vigor de la presente Ley, las medidas precisas para adecuar la situación de los Parques Nacionales ya declarados a la entrada en vigor de esta Ley a las determinaciones contenidas en los artículos 6 y 7 de la misma, con la excepción de lo relativo a las superficies mínimas establecidas en el artículo 6.1 c). Las administraciones públicas promoverán la celebración de acuerdos voluntarios en los casos en que la adecuación afecte a derechos de terceros. En estos casos, los plazos anteriores se entenderán prorrogados hasta la celebración de dichos acuerdos o la aplicación de cualquier otro procedimiento para el rescate los correspondientes derechos”.

Como era de esperar, las reacciones de los grupos ecologistas no se han hecho esperar y, de forma similar a como ocurrió en el caso de la iniciativa de la ministra Isabel García-Tejerina para que se cacen lobos al sur del Duero, han puesto el grito en el cielo para que se retire la enmienda señalada.

A continuación reproducimos el primer párrafo de la nota de prensa conjunta enviada a los medios por Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF, cuyo título ya es suficientemente esclarecedor (‘Las enmiendas presentadas por el PP en el Senado acaban con los Parques Nacionales’): “La Red de Parques Nacionales, las 15 joyas de la naturaleza española con un siglo de historia, van a perder su estatus de máxima protección si salen adelante las enmiendas que el Grupo Parlamentario Popular presentó ayer, lunes 20 de octubre, en el Senado, durante la tramitación del proyecto de Ley de Parques Nacionales. La prohibición de actividades como la caza, la pesca, las actividades de explotación forestal masiva y un largo etcétera queda supeditada a la voluntariedad de los propietarios o a la indemnización, de forma que la protección de los parques se ve gravemente amenazada”.

(Fotos: Alberto Aníbal-Álvarez)