Pasar al contenido principal
La Fundación Oso Pardo, premio de la Junta

La JNHTC entrega sus diplomas

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) en Madrid ha sido la sede elegida para la entrega de los diplomas a los mejores trofeos de caza mayor del año que otorga la Junta Nacional de Homologación de Trofeos de Caza.
Cabanas, Palomino y Valdueza en la entrega de diplomas de la JNHTC Carlos Cabanas Godino, secretario general de Agricultura y Alimentación, Guillermo Palomero, presidente de la Fundación Oso Pardo, y Alonso Álvarez de Toledo, presidente de la Junta Nacional de Homologación de Trofeos de Caza.

El acto estuvo presidido por Carlos Cabanas Godino, secretario general de Agricultura y Alimentación, Alonso Álvarez de Toledo, marqués de Villanueva de Valdueza y presidente de la Junta Nacional de Homologación de Trofeos de Caza (JNHTC), Joaquín Carril Martínez, secretario general de la JNHTC, Adolfo Díaz-Ambrona Medrano, secretario general técnico de la JNHTC, y los vocales de la Junta Juan del Yerro y Santiago Satrústegui, vizconde de Salinas. Tomó la palabra el marqués de Valdueza para agradecer a muchos de los que estaban allí su presencia y felicitó a los premiados. 

Este año, como novedad, destacó que, por primera vez, como aseguró el marqués de Valdueza, “se entreguen por un lado los diplomas a los trofeos conseguidos en terrenos en abierto y que son los considerados trofeos del año y, por otro, a los conseguidos en terrenos cercados”. Con esta diferenciación, continuó el presidente de la Junta, “no se pretende dar menos valor a los trofeos conseguidos en cerrado porque el lance no es ni más ni menos complicado, es una diferenciación que se ha hecho con un interés puramente científico para conocer la procedencia de las especies y la gestión y el manejo de las mismas”. Además, quiso destacar la “importancia que han tomado las fincas cerradas en la evolución de la caza mayor en España ” y destacó que hacía “esta defensa de los terrenos cercados porque los abiertos no la necesitan y hay terrenos que no se deberían cerrar nunca, como los de alta montaña. Sería un pecado imperdonable”, indicó. Para finalizar, pidió al MAGRAMA que “se permita cazar con silenciador para mejorar la gestión, como ocurre en otros países de Europa y que pongan orden en la Real Federación Española de Caza, ya que la situación es una situación que perjudica gravemente a la caza”, y agradeció todas las ayudas con las Leyes y Reglamentaciones que el Ministerio está haciendo para con la caza.  Tras esto tomó la palabra el secretario de la Junta, Joaquín Carril, que llamó a los cazadores premiados y a los gestores de las fincas donde se cazó la pieza para que recibieran sus diplomas. Este año por primera vez se incluyó al boc balear entre los trofeos premiados.

Momento muy destacado fue el que se produjo cuando Guillermo Palomero, presidente de la Fundación Oso Pardo, recibió de manos de Carlos Cabanas el premio de la Junta a esta fundación que tanto trabaja por los osos y por la conciliación de la gestión del plantígrado con la caza. Palomero ofreció una interesante charla sobre este tema al finalizar el acto en un auditorio repleto de gente y de personalidades como, por ejemplo, el presidente de Aproca España, Luis Fernando Villanueva.

El MAGRAMA, con la caza

Cerró el acto Carlos Cabanas Godino, secretario general de Agricultura y Alimentación, destacando la importancia económica de la caza, que genera "3.700 millones de euros, por lo que hay que ser responsables en su gestión" y su necesaria existencia para mejorar los espacios,  recuperar las especies y desarrollar el ámbito rural. Cabanas aprovechó para trasladar "el compromiso del Ministerio con la caza y prueba de ello es el protocolo de establecimiento de esa Licencia Interautonómica de Caza y pesca a la que poco a poco se van uniendo comunidades e interesándose otras. Con esto intentaremos cubrir una demanda histórica como es la de la Licencia Única". Por otro lado, y ya finalizando, Cabanas quiso avanzar "una estrategia nacional de gestión cinegética para tener un marco normativo con las comunidades autónomas y ordenar más eficientemente el aprovechamiento cinegético a escala nacional".

Se echaron en falta unas palabras de recuerdo por parte de la Junta Nacional hacia Alberto Aníbal-Álvarez, nuestro compañero recientemente fallecido, quien fuera vocal de la Comisión de Homologación de Trofeos de Caza de la Comunidad de Madrid y un firme defensor de la homologación, como así lo manifestaba siempre que la ocasión lo requería. (Texto y fotos: Marga Cavadas)