Pasar al contenido principal
DESDE LA DEFENSA DE LA CAZA AL ANIMALISMO CAMUFLADO

Elecciones Generales 10-N: ¿qué postura tiene cada partido frente a la caza?

Tras analizar los programas electorales de los principales partidos que concurren a las elecciones, te hacemos un resumen de cuáles son sus propuestas en materia de caza.
Te explicamos en detalle la postura de cada partido, cómo puede beneficiar a la caza o cómo perjudicarla. Te explicamos en detalle la postura de cada partido, cómo puede beneficiar a la caza o cómo perjudicarla.

Los españoles volvemos a las urnas este domingo día 10 de noviembre -una vez más-, para intentar encontrar una solución a la situación de bloqueo y poder tener finalmente un gobierno al frente del país de pleno derecho y no solo en funciones. Poco ha cambiado desde las últimas elecciones generales del 28 de abril, pero si algo se ha notado durante los últimos tiempos, es que finalmente los partidos han puesto sobre la mesa al olvidado mundo rural, en el que se englobaba la actividad cinegética por antonomasia. 

Tras varias legislaturas con algo parecido a una especie de complejo temeroso a la pérdida de votos, que implicaba para los políticos ni mencionar las palabras “caza” o “actividad cinegética”, los cazadores alzaron las voces reivindicando su papel como motor de la economía rural de este país, así como su vital importancia en la conservación de los espacios naturales y la fauna -cinegética y no cinegética-, hasta conseguir que se pronunciaran al respecto en firme. 

#LaCazaTambiénVota

El papel de la Real Federación Española de Caza y las Federaciones autonómicas ha sido clave en este proceso, que velando siempre por el interés del colectivo y a raíz de las elecciones de Andalucía, trajeron al tablero político la campaña #LaCazaTambiénVota, para que cada partido expusiera de forma clara y concisa su postura con respecto a la venatoria y diesen un paso más en el compromiso con su defensa, firmando el decálogo por la caza.

Esta exitosa campaña se extendió a todo el territorio nacional cuando nos enfrentamos a las urnas en abril y cada partido, dejó claras sus intenciones entonces. La politización de los movimientos animalistas más radicales a través de PACMA ha sumado una nueva y nada menospreciable amenaza al futuro de la caza. Ante semejante panorama es necesario hacer una recapitulación de las posturas de cada partido, para que cada cual enfoque su voto con la tranquilidad de estar favoreciendo y garantizando el porvenir de la cinegética. 

PSOE: cero caza y guiños al animalismo

Pedro Sánchez

De la misma manera que ocurrió en anteriores comicios, el Partido Socialista no ha hecho una sola alusión a la caza en su programa electoral, pero sí ha buscado el voto del animalismo prometiendo la aprobación de una Ley de Bienestar Animal. Bajo el nombre de “Ahora, Gobierno. Ahora, España”, el partido de Pedro Sánchez ha lanzado 35 promesas sociales entre las que no se encuentra ni la más mínima alusión a la caza

En cambio, la medida número 30 titulada “Garantías para el bienestar de los animales”, los socialistas han prometido la creación de la tan ansiada Ley de Bienestar Animal que los animalistas piden a gritos. “Impulsaremos una Ley de bienestar animal que garantice una relación respetuosa hacia todos los seres vivos que, como indica la comunidad científica, son capaces de sentir emociones”, detalla la medida.

medidas programa PSOE

PP: planes de apoyo a la cinegética

CASADO

El Partido Popular es uno de los partidos que tradicionalmente ha apoyado la cinegética, aunque como comentábamos antes, los últimos años para todos los grupos parlamentarios la caza parecía haberse convertido en un tema tabú, culpa en gran medida del afán por ganar el voto del centro y la concepción del electorado como un grupo homogéneo y urbanita, olvidándose del mundo rural. Ya en las últimas elecciones el Partido Popular reafirmó su apoyo a la cinegética y ha vuelto a hacerlo de cara a las elecciones del próximo domingo. 

MEDIDAS PP

Dentro del bloque ‘Una España Sostenible con Futuro’ y en el apartado ‘Medio Rural’, los populares se comprometen a aprobar “planes de apoyo de la actividad cinegética”, una práctica que esta formación considera de “alto componente medioambiental y valor económico”. Asimismo, el PP vuelve a reiterar su defensa de las licencias de caza y pesca interautonómicas, tal y como ocurriera en los anteriores programa electorales.

Ciudadanos: apuesta por la caza sostenible

Albert Rivera

A pesar de los cambios en la postura que ha vivido el partido de Albert Rivera con respecto a la caza desde su fundación, parece que desde los últimos comicios el partido naranja ha decidido apostar en firme por la cinegética incluyéndola en una medida de su programa. En el bloque IV de su programa, titulado “Pacto de Estado contra la Despoblación”, la medida número 93 dice así:

Licencia única de caza y pesca válida en toda España. En Cs defendemos la caza y la pesca sostenibles como actividades tradicionales y generadoras de riqueza y empleo en nuestros municipios rurales. Aprobaremos una nueva Ley de Caza y Pesca Fluvial que reconozca plenamente a las sociedades cinegéticas y piscícolas como entidades de custodia del territorio”.

Vox: la promesa de blindar la caza

Santiago Abascal

En gran medida que la caza se haya puesto sobre el tablero político y haya sido objeto de debate, es gracias a la labor de Vox, que desde su creación defendió sin complejos el mundo rural, la cinegética y la tauromaquia como parte de la cultura de nuestro país y un motor indispensable para la economía y el mantenimiento de la vida rural en esa “España vaciada” que llaman muchos. Santiago Abascal ha puesto a su partido del lado de la cinegética desde el principio y en su programa, como no podía ser de otra manera, se lanzan con la promesa de blindar y defender la caza así como la promoción de una licencia única. 

medidas del programa de Vox sobre caza

Más concretamente se trata de la número 68, de las 100 propuestas que conforman el programa. “Se protegerá la caza, como actividad necesaria y tradicional del mundo rural”, reza el apartado de forma sencilla y concisa, pero firme. En su propuesta sobre caza también hacen alusión a las intenciones del partido de terminar con el sistema de licencias autonómicas, que quedaría sustituido por una única licencia de caza a nivel nacional.Promoción de una licencia única a nivel nacional eliminando el sistema de licencias autonómicas e inter-autonómicas”, afirma textualmente el programa.

Unidas Podemos: peligroso animalismo encubierto

A pesar de los numerosos intentos de ganarse el voto del mundo rural que ha realizado el Partido de Pablo Iglesias e Irene Montero, a los morados “se les ha visto el plumero” como se suele decir coloquialmente, dejando ver que la realidad de su partido es que tienden más a la deriva animalista que a la defensa de la caza. Aunque en ocasiones Iglesias haya hablado de “caza sostenible”, la realidad de su programa electoral es un profundo y peligroso animalismo encubierto que daría unas garantías a los anticaza realmente perjudiciales para con la actividad cinegética. 

Las palabras ‘caza’, ‘cazador, o ‘cinegética’, no aparecen ni una sola vez en las 119 páginas que tiene el documento de su programa electoral. El resto de propuestas enmascaran igual que en el programa anterior, una negativa a la caza evidente, con importantes guiños al animalismo como la creación de un Ministerio del Bienestar Animal, o la tipificación del delito de maltrato contra animales salvajes. 

Pablo Iglesias e Irene Montero

“Proteger los derechos de los animales. Para ello se aprobará una Ley de Bienestar Animal en la que se introducirá una rebaja del IVA de los servicios veterinarios del 21 % actual al 10 % (…) Un incremento en la protección a través de la creación de unidades especializadas en los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, la tipificación del delito de maltrato de animales salvajes y una elevación de penas al abandono de animales”, reza el programa. Pero no es el único punto alarmante de este. 

“Se pasará a métodos éticos para el control poblacional de animales silvestres”, continúa el documento. Se trata de un ataque encubierto a la caza como herramienta de gestión y de control de poblaciones salvajes. Dejar fuera a la caza de los planes de control para sustituirlo por los “métodos más éticos”, como la castración química, que ha demostrado ser absolutamente ineficaz es otra forma de cargar contra la cinegética sin haberla mencionado.