Pasar al contenido principal
Ha salvado la vida a más de 30 animales

La ejemplar historia de un joven cazador que lleva años rescatando corzos

Miguel Huerta es el claro ejemplo de la verdadera cara de la caza. Este joven cazador lleva años salvando la vida de los corzos que caen en el canal del trasvase Tajo-Segura. Ya ha conseguido rescatar más de 30 animales.
Miguel Huerta corzos Miguel Huerta (a la izquierda) haciéndose cargo junto a un amigo de un corzo recién rescatado.

Canales de riego, balsas de agua y acequias son un peligro mortal para la fauna salvaje. Desde hace tiempo, en este medio hemos venido informado acerca de las numerosas masacres que se producen cada poco tiempo en nuestro país. Una denuncia que se hace extensible a todo el colectivo cinegético. Pocos colectivos están tan solidarizados con este problema como los cazadores.

No existe ninguna duda. Si no fuera por la constante intervención de los cazadores, la cifra sería mucho mayor. Un ejemplo ha tenido lugar recientemente en El Picazo, un municipio de Cuenca. Aquí, José Pérez ayudó a su amigo Miguel a sacar un corzo del fondo del canal.

Un suceso bastante recurrente en esta zona por la que discurre el trasvase Tajo-Segura. Según nos cuenta José, se trata de un punto negro de 7 kilómetros donde no hay ni una sola valla o acondicionamiento que impida a los animales caer al fondo. Él mismo nos envía algunas fotos y vídeos del rescate.

Además, nos ha contado que esta zona cuenta con un héroe al que muchos corzos le deben la vida. Miguel Huerta, a quien José hecho una mano el pasado lunes 4 de mayo, es el precursor de estos heroicos rescates. Un joven cazador que lleva mucho tiempo dedicándose a sacar a la fauna salvaje de la trampa mortal que es esta infraestructura. En Cazavisión hemos hablado con este aficionado para conocer todos los detalles de ejemplar labor.

Miguel Huerta corzos

Miguel curando y dando de beber a un corzo recién sacado del canal

Miguel Huerta es el presidente del coto de El Picazo. Desde hace cuatro años, este joven aficionado de 26 años, ha salvado la vida a varios animales. Sobre todo corzos, aunque también otros ejemplares como perros o jabalíes.

La sobrepoblación de fauna salvaje está incluso agravando la situación y, cuando va llegando el calor, “están cayendo casi a diario”. Miguel está mucho tiempo en el campo y de vez en cuando se da una vuelta por la zona para ver si hay algún animal está en peligro. Nos cuenta que muchos paseantes, el verlos en el fondo, le llaman para realizar los rescates. Miguel no duda en acercarse y hacer lo que esté en su mano. Aunque él dispone de autorización para estar en el trasvase, siempre suele llamar a los agentes del Seprona para que tengan constancia de la grave situación.

Los cazadores de El Picazo, junto al Seprona y la Federación de Castilla-La Mancha, llevan años denunciando el problema. Habitualmente realizan informes que entregan a la Confederación del Tajo e, incluso, se han reunido en alguna ocasión. “Se les propuso hacer rampas, instalar bebederos o vallar puntos conflictivos”, nos cuenta el cazador. Pero las soluciones no llegan y Miguel continúa a día de hoy con su heroica labor.

Más de 30 corzos rescatados

Miguel, a sabiendas de la situación que se vive en el trasvase, lleva siempre consigo un equipo de rescate para sacar los animales. Al ser tan constante las caídas al canal, carga en el coche un lazo extensible, sogas, vendas, mantas térmicas, cremas y sprays cicatrizantes…

En los últimos años, desde que Miguel inició ejemplar trabajo de rescate, ha sacado más de 30 corzos y animales. El año pasado salvó más de 20 y en este 2020, “van 6 o 7”. Por desgracia, algunos murieron ahogados, pero la gran mayoría han podido volver al monte gracias a Miguel.

 

Fotos y vídeo: José Pérez y Miguel Huerta