Pasar al contenido principal
Cuenta atrás de una temporada corcera que promete mucho

Corzos 2016: ¡que esto empieza!

Queda poco, muy poco, apenas unos días en algunas autonomías y semanas en otras, para que dé comienzo una nueva temporada de caza del corzo en nuestro país, con unas ilusiones y expectativas que no se pueden disimular en esta cuenta atrás corcera.
CuentaAtras_Corzos2016_G Corzo macho en el mes de abril en un espacio abierto.

En estos últimos días, en estas últimas horas antes de que se abra el ejercicio cinegético del Capreolus capreolus, se imponen más si cabe las visitas a los cotos, por la mañana y por la tarde, con el fin de confeccionarnos el ‘mapa’ definitivo de lo que hay en los cazaderos. Machos de corzo limpios de correal habrá unos cuantos, pero también ejemplares con borra recubriendo sus trofeos, y todos o casi todos, afortunadamente para nosotros y nuestras aspiraciones venatorias, saliendo a los espacios abiertos con regularidad y permaneciendo en ellos más tiempo que en otras épocas.

Las corzas, en avanzado estado de gestación, todavía permanecen cerca de los machos, a los que abandonarán cuando se acerque mayo para parir a su progenie con tranquilidad. Pero hasta que lo hagan, hasta que se separen ante la inminencia de los partos, pueden sernos de gran ayuda para localizar corzos que, a pesar de costarles salir del monte, terminan reuniéndose en los claros con sus hembras.

“No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”. Este refrán, dicho o máxima es de lo más apropiado tratándose de corzos, pues hay machos que si bien puedes abatirlos hoy, mañana, dentro de una semana o a los quince días, debido a diferentes factores como, por ejemplo, el tipo de terreno que ocupan y su edad, en cambio hay otros que si no los cazas cuando tienes la primera oportunidad, es probable que no los vuelvas a ver en semanas, meses o incluso años. Así que lo mejor, especialmente si vamos tras un ejemplar adulto, es emplear el precinto a la menor ocasión que se presente, ya que de lo contrario podríamos arrepentirnos el resto de la temporada.

Nuestro querido y muy añorado amigo y compañero Alberto Aníbal-Álvarez era de la opinión de ‘quitar’ al principio del ejercicio corcero aquellos machos que están en lugares conflictivos, es decir, los susceptibles de ser matados por los furtivos y de provocar accidentes de carretera. Y es que para nuestra desgracia, todavía son muchos los corzos que mueren por la acción de furtivos o por colisiones y atropellos de vehículos, así que si en los acotados tenemos animales en esas circunstancias, muy expuestos, lo mejor será darles caza o tratar de alejarlos de los mismos. En nuestro país somos muy dados a dejar todo para el último momento, y los cazadores no somos precisamente la excepción que confirma la regla. A estas alturas deberíamos tener a tiro el conjunto rifle-visor, revisado el resto del equipamiento corcero y con la documentación controlada hasta donde nos sea posible, pues puede que las autorizaciones y precintos aún no se hayan entregado. Con todo en orden afrontaremos en calma esta cuenta atrás corcera y evitaremos los tan frecuentes e indeseables sustos de última hora, algunos de los cuales impiden todos los años disfrutar del desvede del corzo a más cazadores de los que nos imaginamos.
 
(Texto: José María García Medina / Fotos: Shutterstock y Archivo