Pasar al contenido principal
Durante una montería celebrada en Jaén

Caza un gran jabalí con escopeta a casi 200 metros

Javi Soto, un cazador de Jaén, fue el afortunado que logró esta proeza. Durante una montería celebrada en Jaén, consiguió abatir un jabalí con un tiro de escopeta a una distancia cercana a los 200 metros.
Javi Soto jabalí escopeta Javi Soto junto al jabalí que abatió con su escopeta.

Muy pocas veces se presentan ocasiones como la que Javi Soto, un joven aficionado jienense, tuvo la ocasión de experimentar. Como él mismo nos ha relatado, estas cosas “te pasan una vez en la vida”.

Este pasado fin de semana se monteaba la mancha ‘Los Alcazones’, en la Sierra del Oro (Jaén). Es un terreno de más de 20.000 hectáreas donde ha tenido lugar el que puede haber sido uno de los lances de la temporada. 

Cazadores de Navas de San Juan, Castellar y Santisteban del Puerto se dan cita habitualmente en este acotado. De este último municipio es Javier Soto Torres, el protagonista de estas líneas. Solo él puede presumir de haber cazado un jabalí a cerca de 200 metros con un soberbio tiro de escopeta.

Javi Soto jabalí escopeta

Javi reconoce que no llevaba telémetro encima, pero por su conocimiento del terreno y sus experiencias en estas lides, no tiene dudas que el abate se produjo a uno 180 o 190 metros aproximadamente. El simple hecho de hacer blanco por encima de los 100 metros, es ya un tiro irrepetible.

Así cazó el jabalí

Javier nos ubica en la mancha alrededor de las 12 del mediodía. La parte baja de una ladera se encontraba bastante despejada de vegetación. En la zona más elevada, el terreno estaba colmado de pinos. Él mismo le comentaba a un compañero de un puesto cercano que se les había “colado algo”.

No pasaron ni 30 segundos cuando un guarro de gran porte se dejaba ver entre las pocas calvas existentes entre los árboles. Javi estaba seguro que el guarro no iba a bajar al claro, donde el tiro habría sido más asequible, en torno a 80 metros. Se movía con tranquilidad y las rehalas ya habían pasado de largo, por lo que el guarro se iba a ocultar de nuevo tarde o temprano.

"¡Qué tirascazo!"

Tras valorar la situación unos segundos, no lo dudó. “Tengo que probar”, pensó el cazador mientras estudiaba el momento del disparo y los movimientos del marrano. Dicho y hecho. Adelantó el tiro lo justo para pegarle al jabalí en el cuello. “¡Qué tirascazo!”, nos cuenta que le dijo otro montero de un puesto contiguo.

El tiro dejó al guarro malherido, que empezó a rodar hasta pararse en unas piedras. Desde su puesto Javi no podía ver el cuerpo. Fue su compañero quien le dijo que el animal movía las patas levemente, como tratando de emprender la marcha.

Javi Soto jabalí escopeta

Comunicó entonces a través de la emisora que iba a acercar a cerciorarse del blanco. Así fue. Javier se dirigió al lugar donde el guarro se había parado y allí lo acabó rematando. “Aún le quedaba parte de su garra”, pensó el cazador antes de sacar el cuchillo.
 
Sobre el lance, Javi reconoce que la suerte también jugó su papel. El jabalí contaba con buenas defensas. El taxidermista le ha asegurado que es bronce con total seguridad y que la plata no debe andar muy lejos.

Javi Soto jabalí escopeta

Pero no solo era un guarro con boca, tal y como se aprecia en las imágenes que él mismo nos ha facilitado. Era un bicho de enorme tamaño. Javi estima que pesaría unos 130 o 140 kilos. Necesitó ayuda para sacarlo. Nada menos que 6 personas tuvieron que mover el guarro.

Equipo

En cuanto al equipo, Javier utilizó su “arma de confianza”, una mítica Benelli Super 90 con un cartucho de bala Baschieri & Pellagri. Nos cuenta que esta misma escopeta la utiliza para las zorzales, otras de sus modalidades preferidas.

Este gran lance fue el mejor broche a una montería en la que todos los cazadores se divirtieron bastante y vieron mucha caza. Nuestro protagonista tuvo también la ocasión de abatir también algún ciervo y muflón más, aunque les dejó pasar para posteriores jornadas. Sin duda, este fue uno de los cobros que mejor lucieron en la junta de carnes.

 

(Texto: Manuel L. Luengo / Fotos: Javi Soto).