Pasar al contenido principal
En una temporada de caza mayor abierta prácticamente en toda España

Aprende a tirar jabalíes y venados en montería en 4 pasos

Salvo Andalucía, que lo hará el 13 de octubre, el resto de autonomías ya ha abierto su temporada de monterías y batidas, lo que suponen muchos jabalíes y venados cumpliendo en los puestos y miles de monteros tratando de cazarlos de certeros disparos.
Tiro_Monteria_4pasos_G Momento del disparo a un jabalí en montería con un rifle de cerrojo.

Sin ir más lejos, ayer se abrió la campaña montera en Extremadura y hoy se hace lo propio en Castilla-La Mancha y Comunidad de Madrid, con lo que, una vez se desvede en tierras andaluzas el próximo sábado, se podrá cazar en monterías, batidas, ganchos, resaques, etc., en toda la España peninsular.

Así las cosas, las posibilidades de abatir ahora jabalíes y venados en estas modalidades cinegéticas -también gamos y muflones en algunas zonas- son numerosas, de ahí que a continuación, para reses en movimiento que cumplen en los puestos monteros, os demos las claves del tiro a jabalíes y venados en 4 sencillos pasos:

1 Dispara de forma gradual

El disparo, en parado, pero más aún en movimiento, debemos verlo como un proceso de cierta duración, que dura cierto tiempo, no como un botón que apretamos para que explote una bomba.

Tanto el swing (correr la mano), como el proceso de apretar el gatillo tienen, deben tener, su duración en el tiempo. Sí, son pocos segundos, o quizás uno sólo, pero de tomarnos conscientemente esos pocos segundos o ese segundo escaso, a apretar el gatillo como el que da un martillazo hay un mundo en lo que a resultados se refiere.

Acompaña a la res, deja que el rifle también la acompañe y aprieta el gatillo con suavidad, de forma gradual. Te sorprenderá la cantidad de disparos que empiezas a acertar y que antes iban directos al monte.

Tirando un cochino a la carrera en una montería.

2 Desencare

Y si el disparo va al monte no pasa ni media, forma parte de la caza, de hecho es parte fundamental de la caza en movimiento, de la caza en montería, ya que sin nuestros errores ni ésta ni ninguna otra modalidad de caza tendría sentido.

No son pocos los monteros que tras disparar levantan la cabeza, sacan la cara de la culata, se ‘asoman’ para ver el resultado. Hasta que veamos el animal rodar o caído, y mientras exista la posibilidad de tener que doblar el tiro, no debemos perder el encare; esto es fundamental para aumentar unos cuantos enteros nuestras posibilidades de acertar en el segundo disparo si fallamos en el primero. Salvo que pierdas el animal de vista o cambie radicalmente de trayectoria, mantén el encare.

3 Primer tiro

No es que a los animales haya que abatirlos siempre al primer disparo, pero lo que sí es cierto es que hay que intentarlo. ¿No habéis vista nunca al montero de turno descerrajar los tres disparos de su semiautomático en menos de dos segundos a un jabalí cruzando los escasos cinco metros de un estrecho cortadero?

Bien está contar con un segundo disparo inmediato de un rifle paralelo, con los dos disparos inmediatos de un semiautomático o con los cuatro disparos casi inmediatos de un cerrojo, pero ello no nos debe impulsar a quemar los cartuchos como quien echa monedas en una tragaperras.

Si tienes un cortadero estrecho, o ancho, da igual, y cruza por él un venado o un cochino a toda pastilla, tómate el tiempo necesario para asegurar el tiro, el primer tiro. Hazlo lo mejor que puedas, y luego, si fallas y tienes tiempo para doblarlo, pues fenomenal, pero no dividas los dos segundos que tarda el animal en cruzar entre tres para que te dé tiempo a meterle los tres tiros en ese escaso espacio de tiempo y en esa corta distancia.

4 Adelanto

De igual forma que las referencias del disparo en movimiento en la caza menor son más fáciles de coger merced al mayor número de tiros que se suelen pegar a lo largo de la temporada, y de que fuera de temporada podemos acudir a los intensivos para no perder el feeling con nuestra arma, los cazadores de mayor lo tenemos ciertamente jodido en España para entrenar con un rifle en la mano sobre cualquier objeto en movimiento.

Aunque sólo sea una orientación teórica, hoy en día podemos encontrar aplicaciones y webs con las que calcular con exactitud cuántos centímetros/metros debemos adelantar el disparo en función de nuestro calibre/cartucho y la distancia/velocidad/ángulo de nuestro objetivo.

No es cuestión de llevarnos las tablas al monte, ni de memorizar cuatro páginas de datos, pero memorizar el adelanto necesario para corregir el disparo de nuestro calibre/proyectil a un animal que se mueve andando, al trote y al galope a, por ejemplo, 25, 50 y 75 metros no es tan complicado, y esos pocos datos valen su peso en oro.

(Texto y fotos: IA Sánchez)

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.