Pasar al contenido principal
En el Mamima Jakt de Boda, en Suecia

Tiros, tiros y más tiros con Browning y Winchester

Sí, después de las presentaciones de los productos de Browning International para 2016, los días 25 y 26 de abril en el campo de tiro Mamima Jakt en Suecia, los periodistas franceses, italianos y españoles nos hemos hartado a tirar con rifle y escopeta.
Browning_PressDays_G Tirando con el Browning Maral a la silueta de jabalí que se acercaba.

Los press days de Browning International en 2015 tuvieron lugar en el fabuloso campo de entrenamiento de tiro y caza cubierto MSZU (Müller Schießzentrum Ulm), en Alemania, donde pudimos conocer lo último en armas, municiones y ropa de la compañía belga y testarlo en sus sofisticadas instalaciones.

Quedó, por tanto, el pabellón muy alto tanto en productos presentados como en el escenario de probarlos. Sin embargo, Browning International, cuyo distribuidor en España es Aguirre y Cía., nos ha vuelto a sorprender en la edición de 2016 a los periodistas especializados franceses, italianos y españoles (después lo haría con la prensa de otros países) citándonos los días 25 y 26 de abril en las espectaculares instalaciones abiertas que para el entrenamiento de caza, tiro y perros dispone el Mamima Jakt de Boda, a poco más de dos horas de Estocolmo, en Suecia, y cuyo propietario es Lars Schepler.

Dos aniversarios

Obviamente, antes de los test de tiro de las novedades de Browning y Winchester, había que conocer los productos, y para ello recibimos breves pero muy concisas presentaciones a cargo de los responsables de las distintas áreas.

Quizá este año la empresa belga no cuente con tantas escopetas, rifles, municiones y prendas nuevas como el anterior (al menos ésa es mi percepción), si bien 2016 es un año muy señalado en tanto en cuanto se celebra el 150 aniversario de la marca Winchester (fue fundada en 1866) y el 50 aniversario de los semiautomáticos Browning BAR, creados en 1966. Con motivo de estos dos hitos, ambas firmas han sacado al mercado modelos conmemorativos de no muchas unidades. En el caso de Winchester, han alumbrado las versiones 150 aniversario del rifle de cerrojo 1870 Super Grade (disponible a partir de junio al precio de 2.125 €), del rifle de palanca 1866 y de la escopeta 101 (disponible a partir de septiembre al precio de 2.235 €). Por su parte, Browning ha hecho lo propio con el BAR MK3 50 aniversario (4.490 €).

Lo último

Dejando a un lado los cumpleaños y centrándonos en lo más novedoso, podemos señalar la escopeta semiautomática del calibre 16 Browning A5 (1.359 €), los modelos HC acanalado, acanalado Caza Mayor y acanalado GR5 Montecarlo del Browning Maral, las versiones Composite HC y Composite HC zurdos del BAR MK3 (1.599 €), la incorporación de tres nuevos calibres al rifle de cerrojo Winchester XPR (.243, .270 WSM y .308), los nuevos embalajes de toda la cartuchería Winchester, la disponibilidad de la munición Winchester Extreme Point en más calibres (.243, .270, .270 WSM, 7 mm. RM...), los modelos SF Europe (en calibres .30-06, .308 y .243) y Varmint (en calibres .223, .243, .308 y 6,5x55) del cerrojo X-Bolt de Browning (1.349 y 1.245 € respectivamente), la garganta ajustable de Browning para los rifles AB3, X-Bolt, BAR y BAR MK3 (149 €), la versión Lightweight Tracker del rifle de palanca Browning BLR (1.295 €), las escopetas B725 Hunter UK y B525 Trap One, las cuatro versiones de la escopeta de colección acabada a mano en Bélgica B15 (a partir de 13.400 €), los protectores para los perros de caza Pro Evo (339 €), la chaqueta para la caza mayor en batida y montería XPO One (239 €), así como los armeros o cajas de seguridad de Browning a prueba de incendio (Defender 10, 10 armas, 1.099 €; Defender 12, 12 armas, 1.499 €; Defender 23, 23 armas, 1.799 €; y Prestige 19, 19 armas, 2.099 €).

¡A tirar!

Y después de la teoría y de toquetear bien las nuevas creaciones de Browning International en el impresionante salón de trofeos de Lars Schepler, con trofeos de toda la fauna venatoria mundial, incluido el Grand Slam de cabras monteses de nuestro país, llegó la hora de acudir, divididos en tres grupos, a las fantásticas instalaciones de tiro que dispone el Mamima Jakt al aire libre, en medio de la hermosa naturaleza sueca.

El grupo de periodistas españoles, compuesto por Juan Francisco París, Carlos Vignau y un servidor, primero acudió a la zona de tiro a larga distancia, que no era otra cosa que una larga lista o pasillo de más de un kilómetro de longitud practicada en mitad de un bosque y donde pudimos disparar, sobre una plataforma, desde 50 hasta 800 metros. Allí, tumbados en la parte superior o sentados en una mesa en la inferior, tuvimos ocasión de probar las prestaciones de los diferentes modelos de rifles de cerrojo de Browning y Winchester, en versiones de madera o sintéticos, con cañones provistos de silenciadores o sin ellos, con culatas tácticas o convencionales, haciendo especial hincapié en los nuevos modelos y tratando de hacer blanco en las planchas, dianas y siluetas colocadas a las distintas distancias.

De ahí pasamos al espacio habilitado para el tiro con rifle sobre blancos en movimiento, primero intentando romper platos que se desplazaban por el suelo (lo que se conoce como “conejo” en tiro al plato) de izquierda a derecha y viceversa con los Browning BAR MK3, Browning Maral, Winchester de palanca y Winchester semiautomáticos, y más tarde disparando sobre una silueta de frente de un jabalí colocada sobre un carril que se iba acercando al tirador simulando un ataque.

No recuerdo la cantidad de tiros que pude efectuar con los rifles en ambos escenarios, pero fueron muchos, muchísimos, y sin embargo no llegaron ni de lejos a los que realicé en la parte del campo de entrenamiento destinado al tiro al plato, que fue nuestro siguiente destino y donde disparamos tanto con modelos de escopetas de tiro como de caza. Subidos en otra plataforma donde había seis puestos para tiradores y frente a una colina salpicada de pinos, fuimos rompiendo los platos dobles que nos salían con diferentes trayectorias desde la parte de abajo. Y no contentos con haber hecho muchas series e incluso una pequeña competición con algunos miembros del equipo de Browning International, más tarde nos fuimos a una parte del bosque para entrenar sobre platos que nos sobrevolaban a gran altura y eran lanzados desde una máquina situada en una caseta que había sobre otra colina. En definitiva, unas armas y municiones con las que disparar es un auténtico placer y disfrute, uno de los mejores campos de tiro al aire libre que conozco del mundo, unas acertadísimas y muy divertidas propuestas para entrenar los tiros de caza y al plato sin miramientos, un ambiente de lujo entre compañeros de profesión, una atención exquisita por parte del personal de Browning International y de nuestro anfitrión Lars Schepler y familia... Parece difícil pedir más, ¿no creen? Pues aun así, tal y como he escrito en la última entrada de mi blog, también pudimos hacer esperas por las tardes a los jabalíes suecos e incluso acompañar a Lars con sus perros de búsqueda, acoso y parada tras los cochinos en el interior de los bosques de Mamima Jakt.

(Texto y fotos: José María García Medina)