Pasar al contenido principal
Michel Coya nos da todas las claves

Probamos el rifle Smith & Wesson MP-15 Camo con el punto rojo Avistar AV20

Nueva pruebas de armas de la mano del experto y colaborador de Cazavisión Michel Coya. En esta ocasión, nos dará todas las claves del rifle Smith & Wesson MP-15 Camo con el punto rojo Avistar AV20.
rifle Smith & Wesson El rifle Smith & Wesson monta en esta prueba un punto rojo Avistar AV-20.

El MP-15 que traemos a estas líneas cuenta con la conocida plataforma AR-15 interpretada por la Smith &Wesson.

Mientras en su país de origen es una de las opciones más habituales, aquí podemos considerarlo todo un exotismo, muy poco habitual, pero al fin y al cabo similar a cualquier otro semiautomático,  salvando su peculiar estética.

Compacto y ágil, tiene el inconveniente de recamararse en este caso en un cartucho excesivamente crítico para modalidades de rececho, el .300 AAC Blackout, capaz pero justo. Montando en esta ocasión un punto rojo compacto, el Avistar AV-20, añade precisión en lances de batida y montería, sin restar velocidad de captura. Analizaremos cuanto puede dar de sí este conjunto cazador, que con idéntica apariencia se pasea por conflictos armados de todo el planeta.

La munición utilizada

El AR de S&W viene recamarado para poder tirar dos cartuchos muy parecidos, pero distintos, el .300 Whisper y el .300 AAC Blackout. Es precisamente éste último el que probaremos. El primero de ellos es un wildcat creado a principio de los 90 con un objetivo claro, ser especialmente eficaz utilizado con silenciadores y cargas subsónicas. Su nombre hace referencia precisamente a eso, “susurro”. Años después, en el 2011 se certifica el Blackout, convirtiéndose en un cartucho comercial, cerrando el encargo hecho por el ejército americano a la empresa Advanced Armament Corporation (ACC) dos años antes. 

rifle Smith & Wesson

Aun existiendo pequeñas diferencias, la realidad es que estamos ante dos cartuchos casi iguales, pudiendo dispararse indistintamente en la MP-15. Centrados ya en el Blackout, estamos ante una vaina muy corta derivada del .223 Remington y agolletada a .30”. La idea que marca su desarrollo es poder utilizar sin ningún tipo de ajuste la mayoría de las piezas que componen la plataforma AR-15, a excepción lógicamente del cañón, con unas prestaciones similares al 7,62x39. 

Para el .300 AAC Blackout, también denominado 7,62x35 se ofrecen cargas tanto subsónicas como supersónicas, con pesos que van desde los 110 a los 220 grains. Lógicamente, para caza mayor estamos obligados a utilizar estas últimas. 

rifle Smith & Wesson

Atendiendo a las cifras de velocidad y energía que nos da en boca, está claro que es capaz de abatir piezas del tamaño y peso de un jabalí, aunque hay que reconocer que su comportamiento no va sobrado, debiendo de tener en cuenta que su eficacia se resentirá mucho más que en otros cartuchos más potentes cuando aumente la distancia.

Sorprendentemente una vaina tan pequeña como esta consigue lanzar en boca los 120 grains TAC-TX BT de las Barnes Vor-Tx a 655 m/seg en boca. Ayudándose de su excelente coeficiente balístico, consigue hacer volar plana a esta monometálica con cola de bote y punta de polímero, capacitándola para llegar con precisión por encima de los 200 metros. Se recibe también , en el mismo peso, las Remington UMC OTFB, una hueca con base plana que abandona el brocal a 671 m/seg. Está claro que aun siendo ambas capaces, la monometálica nos dará mayores garantías de penetración al conservar una alta cantidad de peso al impacto.

 

(Texto y fotos: Michel Coya)