Pasar al contenido principal
Una perfecta opción para esta temporada 2017-18

Calibre 20: ¿bonito o práctico?

Yo me quedo con un calificativo intermedio: útil. El 20 es un calibre llamativo porque es menor que el 12. Su estética es impresionante y demuestra su valía con la caza de verdad, más allá de cacerías de sueltas o rebuscas.
Calibre20_G Podenco andaluz junto a una escopeta y cartuchos del calibre 20.

“Con el calibre 20 se puede cazar de todo, y cazarlo en buenas condiciones”, esto se lo dijeron hace muchos años a mi padre cuando me compró mi primera escopeta del 20, y ese mismo comentario sigue vigente en la actualidad, más aún si cabe. Si lo que te atrae del 20 es su estética, te recomiendo que lo pruebes antes de comprar una escopeta, seguro que algún compañero de caza tiene alguna escopeta con la que tirar unos platos o salir de caza algún día. Hay veces que damos por sentado que es un calibre que no pega, que lo abate todo, y tiene sus características que hay que conocer antes de lanzarnos sin más que por esa llamada visual de las escopetas y cartuchos de este cazador y completo calibre.

Hay aficionados que una vez comienzan a cazar con una escopeta del 20 comentan que es un calibre que pega más de lo esperado, es decir, que bien les golpea en la cara o en el hombro; esto no es algo inherente del calibre, sino que suele responder a que la escopeta no está equilibrada o no le queda ajustada a ese cazador, aunque están las diferencias lógicas según la tecnología y la disposición de los cañones: una superpuesta o una yuxtapuesta se puede dejar sentir algo más que una semiautomática de gases, y ésta menos que una de inercia, pero esto ocurre en el 20 y en el 12.

Debemos tener en cuenta que no podemos pretender suplir los gramos que faltan según las cargas de esta calibre con respecto al 12, es decir, pasar al 20 para tirar 30 ó 32 gramos no compensa, lo digo así de claro, y no compensa porque estaremos disparando posiblemente munición de muy buena calidad, pero con un gramaje que no corresponde al equilibrio de este calibre.

Generalizando, podemos decir que la ventaja del 20 está en tirar cargas acordes a sus características para obtener el rendimiento deseado en este calibre medio. Cuando yo comenzaba a cazar con el 20 la cartuchería era de alrededor de 25 gramos y abatía caza sin darle vueltas a si llevaba más o menos carga: si tiras bien, abates igual. Hoy en día mantenerse en el margen de los 25-27 gramos nos permite abatir caza como con 32 gramos en el calibre 12, sin grandes diferencias prácticas a efectos de percha, pero sumando ventajas por la ligereza y por ajustar mejor la carga emplaada a lo que de verdad se necesita para abatir perdices, liebres o conejos.

(Texto: Miguel Soler / Fotos: Archivo)

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.