Pasar al contenido principal
Distribuido por Borchers

Analizamos el Remington 700 ADL Tactical, un rifle polivalente y económico

El Remington 700 ADL Tactical es uno de los rifles más populares de la gama. Con un precio realmente competitivo, no renuncia a un solo ápice de calidad y precisión, siendo una referencia para aquellos usuarios que quieren personalizar su rifle.
Analizamos el Remington 700 ADL Tactical, un rifle polivalente y económico Detalle del Remington 700 ADL Tactical distribuido por Borchers.

Para analizar el Remington 700 ADL Tactical, nos hemos decantado por el nuevo y popular calibre 6,5 Creedmoor. Un calibre con origen deportivo pero que, gracias a sus características, ha encontrado hueco entre los aficionados a recechar a larga distancia. Ha sido definido por muchos expertos norteamericanos en balística como “el cartucho cuyo proyectil traza la trayectoria del 300 Win Mag, pero que tiene menos retroceso que un .308 Win”. Es un cartucho que permanece supersónico más allá de los 1200 m, con una precisión cercana a los 0,5 MOA con munición comercial de calidad.

Culata

Este elemento es clave y diferenciador en la gama Remington 700, siendo una de las características determinantes en el precio final del arma. Los aficionados a esta familia de Remington sabrán que son varios los fabricantes en los que la marca norteamericana confía para construir sus rifles, los habituales son H-S Precision y Bell & Carlson. Estas últimas, son culatas de renombrado prestigio que tienen en su interior una cama de aluminio.

En el caso de Remington 700 ADL Tactical la culata es completamente de polímero, de construcción sumamente simple pero efectiva, gracias a una ingeniosa arquitectura interna que copia el casco de un barco de madera. Aun prescindiendo de una cama de aluminio interna, utiliza un sistema de “cuadernas” y quilla, similares al utilizado antiguamente para dar rigidez y consistencia a la estructura. Este sistema es barato y fácil de fabricar, por lo que el precio es muy económico. Lo cual no quiere decir que no sea efectivo, la mejor prueba de su solvencia son las impresionantes agrupaciones obtenidas en las pruebas de campo.

Remington 700 ADL Tactical

Con respecto a la ergonomía, la culata es recta tipo “Montecarlo” con carrillera decreciente, muy del gusto americano, a la que acompaña una muy buena y mullida cantonera tipo “Supercell”, que absorbe el poco retroceso del arma. Además, para facilitar el agarre de la misma, tiene varios insertos de goma negra colocados estratégicamente en el guardamanos y pistolete.

Un elemento que se echa en falta es un cargador o al menos un plato de descarga, aunque se ha decidido prescindir de cualquiera de esas dos soluciones en aras de una mayor rigidez estructural. Esto supone un hándicap a la hora de extraer los cartuchos que haya en el depósito interno de munición, ya que nos veremos obligados a acerrojar tantas veces como cartuchos tengamos en el depósito para su extracción.

El cañón

El cañón es de acero al carbono, de tipo varmint o pesado con una longitud de 24” (61 cm), que acaba en una punta con rosca con un paso de hilo de 5/8"-24 UNEF y un cubre rosca metálico. El paso de estría es 1:8, que es el más habitual para el estándar de peso de punta para este calibre, que es de 140 grains. Como pudimos comprobar en la prueba de precisión, utilizando munición comercial con este peso de proyectil, los resultados fueron magníficos. La técnica constructiva empleada en los cañones de la serie 700 es martillado en frío. Siendo un referente entre los rifles tácticos, de caza y tiro por su precisión.

Remington 700 ADL Tactical

La acción

La acción es posiblemente una de las más conocidas dentro del mundo de los rifles, ya que ha sido utilizada por múltiples fabricantes y empresas dedicadas a la personalización, convirtiéndose poco menos que en un estándar de facto. La serie 700 y, por tanto, la acción empleada por la misma data de 1964. Esta longevidad y difusión nos da una idea de la solvencia de la solución. Tres son las características intrínsecas a su diseño la simplicidad, la fiabilidad y la seguridad.

Simplicidad que es precisamente la razón de su nacimiento, como contrapropuesta económica a la mítica acción del Mauser 98. Fiabilidad que adquiere precisamente por lo sencillo de su diseño. Finalmente, la seguridad, por su famoso concepto de los tres anillos de seguridad, que envuelven la cabeza de la vaina del cartucho. Esta última característica, además de proteger al tirador ante un eventual reventón del cartucho, proporciona una extraordinaria rigidez sobre la sujeción del mismo, que finalmente redunda en lo que más se valora en un rifle, su precisión.

Remington 700 ADL Tactical

El primer anillo lo forma el propio cerrojo, que envuelve parte del culote de la vaina sujetada con la uña extractora. Cuando empujamos el cerrojo este se anclará en la parte posterior del cañón mediante dos sólidos tetones, esto constituye el segundo anillo. Finalmente, todo ello queda envuelto por parte del cajón de la acción, el último y tercer anillo.

Un interesante accesorio incluido en el precio y que supone un aliciente más a la hora de elegir este rifle como nuestra arma todo terreno, es el rail Picatinny de acero, que trae de serie atornillado a la acción.

El disparador

Como en prácticamente todos los modelos de la serie 700, es disparador es el conocido X-Mark Pro en versión sin regulación del peso desde el exterior, aparecido en el 2007. Es un componente cuya seña de identidad es sin duda la seguridad. Está fabricado en acero y tiene un baño electrolítico de níquel, que le dota de extraordinaria resistencia a la corrosión y reduce la fricción entre sus piezas.

Los X-Mark Pro muestran accesibles hasta tres tornillos de regulación. Eso sí, algunos de ellos están bloqueados por un sellador denominado “goop”, para asegurar su regulación e impedir la manipulación de los mismos. Esto último es una señal de que solo debe interactuar sobre ellos personal armero certificado, para que no se produzca una pérdida de la garantía del arma. La regulación en los tres casos se realiza con una llave Allen de medida 1/16”.

Remington 700 ADL Tactical

En cuanto a sus características de funcionamiento, este es muy directo, con un recorrido ultracorto y un “over-travel” casi imperceptible. En cuanto a su peso, este suele venir regulado a 2 Kg de serie y se puede bajar fácilmente hasta 1,6 Kg, que es un peso muy razonable para la actividad cinegética, balanceando precisión con un buen margen de seguridad.

Cualidades cinegéticas de 6,5 Creedmoor

El 6,5 Creedmoor es un calibre relativamente nuevo, aparecido comercialmente en 2007 en EEUU. No ha sido hasta hace unos cuatro años aproximadamente cuando ha empezado a popularizarse en España. Inicialmente con una buena acogida entre los tiradores deportivos aficionados a la larga distancia, y posteriormente entre los aficionados a los recechos gracias a la munición específica para la caza.

Cuando algún cazador pregunta por sus cualidades, siempre hay que referiste al cartucho militar sueco 6,5x55, adoptado nada menos que en 1894 por su ejército. Tiene una muy brillante trayectoria cinegética. Un cartucho con el que los cazadores suecos llegan a abatir grandes alces. Si tenemos en cuenta que el 6,5 Creedmoor es más veloz y más preciso, es obvio que será por tanto incluso mejor para su uso cinegético. Pero es en la modalidad de recechos donde brilla, ya que permite disparos quirúrgicos sobre presas que no están estresadas.

Las puntas del 6,5 mm tienen una buena densidad seccional (SD), es decir, la ratio entre el peso de la bala y su diámetro. Esto es importante de cara a la capacidad de penetración del proyectil. Comparando dos proyectiles de la misma forma, aquel que tenga una mayor densidad seccional tendrá mejor penetración. Esto se traduce en una mayor capacidad para alcanzar órganos vitales, atravesando piel, músculos y huesos.

En el caso de las puntas de 140 grains, su densidad seccional es de .287, algo que al menos teóricamente le permite abatir presas de un peso de entre 137 kg a 454 kg. Nos hemos referido antes a los grandes alces suecos abatidos con un calibre de igual diámetro de prestaciones inferiores. Pero también en pruebas realizadas en el entorno africano, el 6,5 Creedmoor se ha mostrado demoledor con los grandes antílopes, incluido grandes Elands de 900 kg a cerca de 200 m.

Prueba de precisión

El rifle ha sido sometido a la pertinente evaluación de su precisión utilizando munición comercial de calidad, concretamente BARNES PRECISION MATCH - 6.5 Creedmoor - 140 grains. El protocolo ha sido el de los rifles de tipo táctico, cinco disparos a 100 m en un tiempo máximo de seis minutos, con 10-12 minutos de enfriamiento de cañón entre series.

En cuanto al material auxiliar empleado, se ha utilizado un banco de tiro PRIMOS Group Therapy para disparar desde la posición de sentado, aunque también empleamos un bípode Champion Pivot Traverse 6"-9" en algunas series. Con respecto a la óptica, nos decantamos por un LEUPOLD VX-5HD 3-15x56 CDS-ZL2 METRIC Side Focus FireDot 4 Fine. Un visor específico de caza, que junto al rifle conforma una combinación perfecta para la caza en la modalidad de recechos.

Los resultados no por esperados, dejan de ser sorprendentes, con una mejor diana de 0,52 MOAs. Durante toda la sesión las diferentes series se movieron entre los 0,52 y 0,70 MOAs.

Remington 700 ADL Tactical

El Remington 700 ADL Tactical, a pesar de su contenido precio, tiene todas las virtudes que se esperan de un rifle de la serie 700. Su precisión, incrementada aún más por las características intrínsecas de 6,5 Creedmoor, hacen de él una herramienta de precisión quirúrgica válida para competir en las disciplinas de tiro a larga distancia o para recechar. Un arma muy polivalente, que además servirá como base a todos aquellos aficionados a personalizar sus armas.