Pasar al contenido principal
.35 Whelen, 9,3x62 Mauser, 9,3x74 R, .338 Winchester Magnum, .375 H&H, 9,3x64 Brenneke y RWS 10,3x68 Magnum demuestran su poderío en montería

7 calibres demoledores que no darán opción a jabalíes y venados

Contundencia en los lances monteros es lo que poseen los cartuchos que vamos a analizar, factor que los hace capaces de tumbar limpiamente a cualquier animal de caza mayor (jabalí y venado principalmente) por muy cargado de adrenalina que esté.

.35 Whelen

Este calibre, que parte de una vaina de .30-06 expandida para aceptar una punta de 9,1 mm., ha sido marginal hasta que fue rescatado por la firma Remington, que se encargó de su comercialización a escala industrial. Actualmente, puede considerarse como una de las alternativas más modernas para nuestras monterías. Como ventaja sobre sus congéneres europeos tiene la de ser su munición mucho más barata, al estar la producción americana más masificada que la europea. El único fallo que posee, a juicio de unos, es la limitación existente en la oferta de puntas, aunque según sus usuarios, con las que hay y sus magníficas cualidades, no hacen falta más.

Munición Remington en calibre .35 Whelen.

.338 Winchester Magnum

Es un calibre que vale para todo y que puede, incluso, rivalizar con el .375 H&H, no a corta distancia, sino a larga, con mejor trayectoria y una energía remanente muy digna y tremendamente contundente. Cada día que pasa cobra más adeptos y, aunque parezca poca cosa al lado de otros magnum, aparentemente mejores, no hay que perderlo de vista. Hay para él armas de cerrojo y semiautomáticos, no oyéndose de él más que elogios. Por algo será...

Culote de un cartucho del calibre .338 WM.

9,3x62 Mauser

En nuestras monterías es cada vez más conocido y apreciado, siendo en Europa central, viendo sus magníficos resultados, el preferido de los cazadores de mayor. Para él existen rifles de cerrojo y algunos semiautomáticos. En cuanto a puntas y cargas, hay disponibilidad por parte de todos los fabricantes europeos y algunos americanos. Hasta por encima de los 200 metros cobra limpiamente lo que se le pone por delante, sea cual sea el tipo de terreno. Su velocidad media ronda la óptima, es decir, unos 700/800 metros por segundo, y la gran sección de su proyectil causa heridas que normalmente sangran abundantemente, cayéndose el animal a los pocos metros y evitándose así pisteos, pérdidas del trofeo, etc.

Caja de munición Winchester del 9,3x62.

9,3x64 Brenneke

Puede considerarse en todos los aspectos como el hermano mayor del 9,3x62, ya que su poder es netamente superior al de éste. Cumplió perfectamente cuando el otro se quedaba corto, pero normalmente se consideró como un cartucho sobrado, por lo que quizá no tenga tanto protagonismo como el 9,3x62. Actualmente hay muchos cartuchos que pueden reemplazar al 9,3x64, sin embargo existen pocos que puedan cubrir tan bien las prestaciones del 9,3x62.

Caja de balas Brenneke del calibre 9,3x64.

.375 H&H Magnum

Con su diámetro de proyectil de 9,5 mm. y su mayor peso resulta más contundente que el 9,3x62, aunque no mejor para nuestras monterías, en las que el otro es más equilibrado y quizá menos carnicero. De lo que no cabe ninguna duda es que ahorra muchas discusiones sobre primera sangre y que gracias a su buena trayectoria (similar a la de un .30-06) permite tiros a larga distancia, pues mantiene incluso a 300 metros una energía remanente muy considerable. Para él existen rifles de cerrojo y varias adaptaciones de rifles express con sistemas de extracción modificados. Para el que no sea sensible al retroceso, un magnífico cartucho en todas las circunstancias.

Cartucho del .375 H&H Magnum.

9,3x74 R

Puede decirse que, al igual que las armas tipo express que lo disparan, es el ‘rey’ de nuestras monterías. Posee una vaina muy larga que acepta gran cantidad de pólvora, pero es muy bondadoso y su retroceso bastante agradable para el tamaño y el peso del proyectil que dispara. En armas express de doble cañón ofrece la ventaja de una respuesta inigualable, pues la posibilidad de casi simultanear dos impactos de tal contundencia sobre un mismo animal no tiene parangón. Como limitaciones tiene las intrínsecas de los rifles express de dos cañones, es decir, la distancia de tiro a la que están regulados. En cuanto al proyectil, su poder efectivo supera los 200 metros, más que de sobra para nuestras monterías.

Munición Sako en calibre 9,3x74 R.

RWS 10,3x68 Magnum

Es una auténtica novedad mundial, un cartucho contundente donde los haya, conjugándose la potencia magnum junto a una gran sección de proyectil de 10,3 milímetros. En el RWS 10,3x68 Magnum se combinan la tradición y la más moderna tecnología con el fin de ofrecer unas prestaciones radicales, redefiniendo así completamente los cartuchos magnum. La legendaria longitud de vaina de 68 milímetros, muy querida por los alemanes, se mantiene, aunque recurriendo a una vaina cinchada tipo magnum para tener un buen apoyo en la recámara, al carecer este nuevo cartucho de pronunciados hombros. Referente al diámetro del proyectil, se apuesta por algo extremo de verdad, un big bore de 10,3 milímetros (.404). El resultado final es un cartucho muy equilibrado y demoledor que llega en pesos de puntas de 200, 285 y 400 grains.

RWS 10,3x68 Magnum.

(Texto: J. P. B. y R. F. / Fotos: IA Sánchez y Archivo)

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.