Pasar al contenido principal
LANCES EXTREMOS EN ÁFRICA

VÍDEO: remata un búfalo a bocajarro tras una peligrosa carga

Ocurrió en Sudáfrica, donde un cazador hirió un búfalo que se refugió en una zona muy apretada de vegetación, y cargó contra los cazadores que tuvieron que rematarlo a un metro sin apenas visibilidad.
El animal se escondió en lo más espeso de la maleza y cargó cuando los cazadores llegaron hasta él, teniendo que rematarlo a menos de un metro. El animal se escondió en lo más espeso de la maleza y cargó cuando los cazadores llegaron hasta él, teniendo que rematarlo a menos de un metro.

Antonio Mora, cazador profesional protagonista junto a su cliente en esta historia, es el propietario de The Hunters Dream Safari, una empresa fundada por Antonio y su mujer Silvia, dos españoles que se instalaron al sur del continente hace muchos años y viven dedicados por completo a los safaris en Sudáfrica, donde vivieron un lance de infarto con uno de sus clientes, que nos cuenta en exclusiva. 

 

Fue en una zona de Tambasimbi, en una finca abierta de unas 4.000 hectáreas con grandes extensiones abiertas y con una zona de muchísima vegetación, muy muy cerrada que es donde suelen refugiarse. Empezamos el safari muy temprano por la mañana y localizamos varios grupos, es una finca con una altísima densidad de búfalos. El aire cambiaba y no era muy bueno, lo que hacía que los animales buscasen lo cerrado. Seguimos cazando hasta que vimos un pequeño grupo de unos seis machos. Intentamos ir cortándolos recechando pero al final se nos metieron al filo del monte

 

Uno de ellos se quedó parado mirándonos a unos 50 metros. No podíamos movernos, fue entonces cuando decidimos tirarlo. En el momento de abrir el trípode se giró un poco hacia nosotros, lo que no nos daba un ángulo de tiro bueno. En el último torció la cabeza y nos dio una oportunidad, enseñando un poco de paleta y cuello. El cazador disparó, en el sitio correcto pero con la mala suerte de que la bala entró sesgada y no de frente rompiéndole el hombro. 

 

Llegamos a la zona y vimos que no había sangre, solo encontramos una gota a unos 150 metros del disparo, en un lugar en el que se había restregado el animal, -que es lo que suelen hacer para cortar la sangre-. Pero seguíamos sin encontrar apenas sangre, no había posibilidad ninguna. Además yo sabía que ese búfalo iba con el resto de la manada por lo que iba a estar protegido por los otros búfalos que iban con él. 

 

 

 

Dimos muchísimas vueltas y no había forma, entonces decidimos llamar al helicóptero de la propiedad para ver si podían localizarlo desde el aire. Con la vegetación abajo solo veíamos a escasos metros y un búfalo herido protegido por una manada en un sitio así es un tremendo peligro. El hermano del cazador acompañó en el helicóptero y fue quien lo grabó todo. Efectivamente vieron que había dos o tres búfalos delante de este, que estaba detrás, y ellos lo tenían defendiéndolo. El helicóptero se quedó señalándonos el lugar para que pudiéramos orientarnos andando hasta allí, porque no te imaginas lo espeso y lo dificultoso que era llegar hasta donde estaba. 

 

Cuando llegamos a la altura del búfalo se habían apartado los que estaban con él y se quedó rezagado. Intentamos con el tracker sacarlo hacia alguna zona más abierta, pero no pudimos. Al final decidimos que teníamos que entrar y que ya lo sacaríamos como fuera. Nos metimos poco a poco con mucho cuidado el cazador, el tracker y yo, y el animal hizo el amago de irse, pero cuando nos vio salió contra nosotros embistiendo

 

Estábamos ya a muy poca distancia, con una vegetación imposible y no nos podíamos precipitar ni un momento y dar un mal tiro, sino que teníamos que tirar y que cayera a nuestros pies, no nos quedaba otra. El búfalo cargó y cuando lo teníamos a 1 metro pudimos disparar dos veces, una en el pecho y otra en la cabeza. Cayó fulminado literalmente a nuestros pies. Si no conseguimos engancharlo bien no se que hubiera pasado. En todos estos lances no se pueden perder los nervios nunca, hay que tener mucha sangre fría para aguantarlo y apuntarlo a esa distancia cargando, porque un error puede ser fatal”