Pasar al contenido principal
Protagonizado por Carlos Blanco, en la Reserva Regional de Caza de Las Batuecas

Un récord imposible de batir: un macho montés de 270 puntos, otro de 258 y dos cabras soberbias, ¡en menos de 24 horas!

Empieza a convertirse en una magnífica costumbre la presencia de Carlos Blanco en esta web, y la de la Reserva de Las Batuecas, y las de sus guardas Ignacio y Ramón, pero es que esta vez se han superado, con unos recechos y resultados imposibles de batir.
 Record_Batuecas_Carlos_G.jpg Carlos Blanco con el excepcional macho montés de 270 puntos cazado el 5 de abril en la Reserva de Las Batuecas.

Sirvan como resumen del logro, del récord, de la hazaña lograda este fin de semana en la Reserva Regional de Caza de Las Batuecas, acompañado por los celadores Ignacio Martín y Ramón Román, las palabras de nuestro amigo y gran cazador Carlos Blanco: “en menos de 24 horas, cuatro animales únicos”, dos machos monteses de puntuaciones estratosféricas, de 270 y 258 puntos, dos ‘orazos’ descomunales, y dos cabras monteses espectaculares.

 

De hito en hito

 

Antes de describir esas 24 horas mágicas de recechos en Las Batuecas, señalar los éxitos que en los últimos dos años ha logrado nuestro protagonista en esta Reserva Regional de Caza castellanoleonesa, como la excepcional hembra de cabra montés que abatió el 15 de octubre de 2017, el impresionante corzo en peluca con el que se hizo el 11 de octubre de 2018 o el fantástico macho montés de 260 puntos que recechó el 28 de noviembre.

 

Hecho este inciso, tras dejar atrás la suspensión cautelar de la caza en Castilla y León mediante la nueva Ley de Caza de la región, y con los asuntos cinegéticos recuperando la normalidad, Carlos Blanco tenía por delante unos días, desde el viernes 5 de abril, para dar cumplimiento a los permisos de machos y cabras monteses adquiridos para esta nueva temporada en la Reserva Regional de Caza de Las Batuecas (Salamanca).

 

Un tiempo de perros

 

Lo primero que nos aclara Blanco en la conversación que hemos mantenido con él, es que "ha sido un fin de semana bajo unas condiciones atmosféricas muy adversas, con nieve, lluvia, granizo, viento, niebla y frío que han dificultado mucho nuestros recechos".

 

Los días de permiso en Las Batuecas de este cazador abulense comenzaron el viernes 5 de abril, y hasta estas tierras salmantinas se encaminó provisto de ese equipo que tantas alegrías suele darle, el compuesto por su Blaser R8 del 7 mm. RM con visor Swarovski Z8 2,5-18x56, además de ropa y calzado adecuadas para hacer frente a la dura meteorología pronosticada.

 

Imposible empezar mejor

 

Fue en la tarde del viernes que Carlos, en compañía de Ignacio y Ramón, salieron a una zona de brezos en busca de un macho montés de gran trofeo, aunque el animal que localizaron era mucho más que eso, era un 'orazo' descomunal, un 'machazo' que andaba solo y que dio la cara en una pradera.

 

"No fue un tiro complicado, a menos de 100 metros, quedando en el sitio un soberbio ejemplar de 14 años de edad y con unas longitudes en cada cuerno que rondaban el metro de longitud (97,5 y 96 centímetros). Es muy posible que, con 270 puntos, sea el récord de 2019 de macho montés".

 

Impresionante macho montés de 270 puntos.

 

A la mañana siguiente, continuó la racha

 

Animados por el feliz desenlace de la tarde anterior, Carlos, Ignacio y Ramón pusieron buena cara al mal tiempo y volvieron a salir a recechar con el objetivo de volver a hacerse con otro gran trofeo en Las Batuecas de nuestra especie de caza mayor más emblemática e internacional, el macho montés.

 

Y aunque la empresa no era nada sencilla, máxime por el pésimo tiempo que seguía haciendo en el emblemático cazadero salmantino, al final lo lograron en la mañana del sábado 6 de abril, tras avistar un grupo de unos 30 animales en el que destacaba otro soberbio macho montés.

 

"Con este segundo macho las cosas fueron más complicadas, hasta el punto de tener que hacerle tres entradas. Debido al frío que hacía, los componentes del grupo se apelotonaban unos contra otros, lo que me impedía disparar sobre el ejemplar en cuestión. Sólo al final, cuando se iban, el animal se apartó un poco del resto y pude realizar un complicado tiro de culo, a unos 250 metros, que por suerte lo abatió".

 

En cuanto a la pieza cobrada, de 15 años y en unas pésimas condiciones físicas ("estaba esquelético"), conservaba otro trofeo de ensueño, nada más y nada menos que de 258 puntos.

 

Ramón, Ignacio y Carlos, con el segundo macho montés cazado (258 puntos).

 

Tarde a las cabras

 

Pero a pesar de los excepcionales resultados de la tarde anterior y de esa misma mañana, sin haberse consumido más que día y medio de permiso, quedaban por cazarse dos hembras y el cazador y guardas de la Reserva iban a intentarlo en la tarde del sábado.

 

Y dicho y hecho, ya que a la vuelta de la salida vespertina, nuestros protagonistas volvían con dos cabras monteses espectaculares, dos machorras que no habían criado en los últimos años y que, como los machos, tenían 14 y 15 años. "Con la segunda de ellas he disfrutado de uno de los recechos más bonitos de mi vida, después de una entrada que me ha llevado más de dos horas y que al final he resuelto con acierto".

 

En definitiva, en menos de 24 horas y en la Reserva Regional de Caza de Las Batuecas, cuatro animales únicos abatidos, dos machos y dos cabras de trofeos sensacionales, por lo que desde aquí felicitamos al cazador, Carlos Blanco, y, cómo no, a la Reserva y a sus guardas Ignacio y Ramón.

 

(Texto: José María García Medina)