Pasar al contenido principal
UNA PIARA DE JABALÍES PROVOCÓ EL ACCIDENTE

Se queda ciego tras chocar contra unos jabalíes y la aseguradora le denuncia

Dicen que las desgracias nunca vienen solas y sino que se lo digan a Jesús Lobeto Nieto, un joven de 26 años que perdió la vista en un accidente y al que la aseguradora ha denunciado reclamando la indemnización que recibió.
Jesús Lobeto Nieto después del accidente, a principios del año 2008. Jesús Lobeto Nieto después del accidente, a principios del año 2008.

Jesús Lobeto Nieto es el protagonista de una historia que ha conmovido a todos los asturianos. Jesús, de 27 años, tuvo un fatal accidente de coche con unos jabalíes en el que perdió la vista y por el que recibió casi 900.000 euros de indemnización, pero los jueces anularon el pago y la aseguradora Axa le denunció reclamando todo el dinero de vuelta.

 

La pesadilla de Jesús y su familia comenzó en diciembre de 2007, cuando el joven viajaba en un coche de copiloto por la carretera que une Cornellana y Belmonte, en Salas, junto a unos amigos. Era completamente de noche y una piara de jabalíes saltó a la carretera provocando un fatal accidente. El airbag saltó con tan mala suerte que le provocó unas lesiones fatales y acabaron por dejarle ciego de ambos ojos

 

El caso acabó en los tribunales y el Juzgado número 1 de Grado, dictó sentencia en mayo de 2011 a favor de Jesús. La aseguradora debería pagarle 554.404,74 euros y a la madre del joven otros 70.000, en concepto de las lesiones sufridas. Percibió un total de 877.843,69 incluyendo los intereses de demora desde 2007, pero la compañía de seguros recurrió la sentencia. 

 

En octubre de 2011 la sección primera de la Audiencia exoneró a la aseguradora, entendiendo que el conductor no había tenido responsabilidad en el accidente. La madre de Jesús falleció entonces y fue su hermana quien asumió los cuidados del joven. Los dos hermanos recurrieron al Supremo, pero el Supremo mantuvo la ausencia de responsabilidad del conductor “por la concurrencia de fuerza mayor extraña a la conducción”.

 

Lo peor estaba por llegar. A Jesús le embargaron todos los saldos de un depósito a largo plazo, bonos emitidos por la recompra de participaciones preferentes, otras inversiones en Banesto y tres vehículos. El resultado de los embargos fue que la compañía de seguros Axa recibió 490.869,88, pero faltaban todavía cerca de 400.000.

 

Axa y la Fiscalía alegaron entonces que los hermanos “realizaron maniobras tendentes a eludir su obligación de restitución de las cantidades percibidas inicialmente en virtud de resolución judicial posteriormente revocada”. Se les acusó entonces de insolvencia punible y pedían 1 año y 9 meses de cárcel más los 400.000 euros que faltaban por pagar a la compañía. 

 

El final de la ‘película de terror’ de los hermanos

 

El juicio se celebró el pasado 15 de mayo en el Juzgado de lo Penal número 2 de Oviedo, los dos hermanos fueron absueltos finalmente ya que se entendió que no consta que hubiesen realizado actividad fraudulenta alguna. Para la jueza tampoco quedó acreditada que los hermanos hubieran realizado ninguna maniobra de despatrimonialización para intentar impedir la ejecución de la sentencia. 

 

A pesar de todo, la compañía Axa se plantea ahora recurrir de nuevo la sentencia.