Pasar al contenido principal

Steiner: cuando la calidad óptica no está reñida con el precio

El 28 de junio, en el año en que se conmemora el setenta aniversario de la compañía de óptica alemana Steiner, algunos representantes de la prensa especializada española, de la mano de Beretta-Benelli Ibérica, visitamos sus instalaciones en Bayreuth.
Steiner_Visita_G Cazador alemán equipado con ópticas Steiner y algunos de los productos de la gama de caza.

Steiner Optik es una de las marcas de mayor prestigio mundial en la fabricación de ópticas aplicadas a la caza, la náutica, al sector militar y policial y a las actividades al aire libre. No en vano, cumplir setenta años (1947-2017) y ser alemana son dos aspectos que dicen mucho en favor de la calidad de sus productos y del prestigio de la firma, la cual pertenece desde 2008 al Grupo Beretta, que cuenta con 3.000 empleados en todo el mundo y 26 empresas, entre ellas algunas tan reconocidas en el mundo de la caza como Benelli, Sako, Burris, Franchi, Tikka o las propias Beretta y Steiner.

Y como decimos, en este 2017 donde la compañía celebra su setenta aniversario, con Beretta-Benelli Ibérica (distribuidora de Steiner y resto de marcas del Grupo Beretta en España) como impulsora del encuentro, un grupo de representantes de la prensa especializada en caza española acudimos el 28 de junio a la factoría de Steiner Optik en la localidad alemana de Bayreuth para conocer más a fondo cómo son y cómo se hacen los productos de una empresa que inició su andadura haciendo cámaras fotográficas y luego se pasó a la fabricación de prismáticos, donde se convirtió en gran referente mundial (su lema, en alemán, era especialistas en prismáticos), incorporando finalmente en 2008 los visores a su producción y cambiando su eslogan por “Nothing Escapes You” (“Nada se te escapa”).

Introducción previa

Acompañados en todo momento por Peter Meissner y Thomas Lippmann, de Steiner, y por Natalia López y Ander Risco, de Beretta-Benelli Ibérica, el orden del día nos llevó primero a una sala de reuniones donde Peter nos ofreció una breve e interesante presentación sobre el Grupo Beretta en general y Steiner Optik en particular.

Dejando en parte a un lado a Beretta, la armera más antigua del mundo (1526) y cuyo Grupo es dirigido por la familia Gussalli Beretta, con una facturación en el pasado ejercicio de casi 700 millones de euros, y centrándonos en Steiner, señalar que esta última se vende en 80 países y un 80% de su producción va dirigida a la exportación. Además, es la máxima responsable dentro del Grupo Beretta de la sección de óptica, donde le acompañan Burris y Steiner eOptics, encargada la segunda de introducir todo lo que tiene que ver con optoelectrónica, lo que ha llevado a la compra de dos empresas estadounidenses (LDI y STS) especializadas en láseres, productos térmicos y nocturnos, etc. para uso militar y policial con vistas a aplicar en el futuro estas innovaciones tecnológicas en la óptica deportiva de caza. A modo de apunte, comentar que la división óptica representa el 20% de la facturación del Grupo Beretta.

También hubo tiempo para un repaso histórico de la empresa en estos setenta años de existencia, con importantes hitos en el campo de la óptica como la incorporación del Makrolon en los chasis de sus prismáticos, el relleno de nitrógeno, la integración de la brújula en sus binoculares (de enorme relevancia en el campo de la náutica), el tratamiento especial en las lentes para proteger los ojos de los láseres, etc.

Otra de las cosas a destacar de Steiner Optik en su obsesión y especialización por lograr la mayor transmisión de luz de sus productos, consiguiendo cotas increíbles (del 96% en los prismáticos Nighthunter 8x56) a unos precios de lo más razonables.

Fueron muchas más las cosas abordadas en esta primera charla, pero sirva como dato de la buena salud de esta empresa el increíble crecimiento de sus números tras la compra de la misma por parte del Grupo Beretta, pasando de una facturación de 18 millones de euros en 2009 a 60 millones en 2016. Y es que Steiner, si bien tiene un papel de gran importancia en los mercados de la caza y outdoor, goza de un privilegiado posicionamiento en los campos de la náutica y del equipamiento óptico militar y policial.

Visita por la planta

Tras las palabras de Peter, llegó el momento de visitar la planta de fabricación de los prismáticos y visores Steiner, antes del almuerzo la zona dedicada a lentes y prismas, y después de éste la parte mecánica, de ensamblaje y controles finales de calidad.

Por encima de todas las cosas vistas allí, si tuviera que subrayar tres aspectos, el primero sería el gran componente artesanal o manual que conserva Steiner, con un importante equipo humano presente en todos y cada uno de los procesos que lleva la fabricación de estos productos ópticos. En segundo lugar, el ya comentado compromiso con la transmisión de luz de sus prismáticos y visores, logrando valores altísimas (en algunos casos las más importantes del mercado) sin que ello suponga un encarecimiento excesivo de sus ópticas. Y el tercer aspecto son los rigurosísimos controles de calidad que existen tras cada fase.

Apuntados estas tres características, y como detalles de un proceso de fabricación avalado por su origen alemán, muy alejado de cadenas de fabricación y montaje en serie puras y duras, comentar que los cristales, de la marca Schott, provienen de Japón y Malasia, que el 100% de los cristales pulidos son revisados por un operario, que cada lente, según su tamaño, es pulida entre dos y dos minutos y medio, que el tratamiento posterior de las lentes y prismas llega en algunos casos hasta las veinte capas, que el relleno de nitrógeno se hace a una presión de 1,5 bares, que el control de calidad definitivo no sólo recoge la inspección y supervisión visual y táctil del producto, sino que también incluye pruebas de estanqueidad, de exposición a temperaturas extremas (70 y -36º C) y golpes, etc.

Gama de caza

A causa de la lluvia no pudimos probar los visores y prismáticos en el campo de tiro al aire libre a disposición de la compañía, por lo que la jornada de trabajo finalizó con la revisión, de nuevo en la sala de reuniones y esta vez a cargo de Thomas Lippmann, de la amplia gama de caza que dispone Steiner Optik.   

Los prismáticos de caza fueron los primeros en ser analizados, diferenciando tres gamas en función de sus precios. La más alta incluye los nuevos Highthunter 8x56, la serie Wildlife XP (8x44 y 10x44) y los binoculares con medidor de distancia LRF 1700 (8x30 y 10x30). De los primeros, de los Nighthunter 8x56 (probados a fondo en el número de julio de 2017 de la revista hermana Caza Mayor y obteniendo las mejores impresiones), Lippmann afirmó que “son los mejores prismáticos para la caza por la noche, en espera, gracias a su extraordinaria transmisión de luz del 96%, a su construcción en forma de porro que garantiza los mayores rendimientos ópticos, a su sistema autofocus que, tras el ajuste de cada ocular, nos ofrecerá imágenes nítidas y enfocadas desde 20 metros hasta el infinito y a sus lentes flotantes y muy resistentes, pudiendo pasar un coche por encima de ellos sin que eso suponga problema alguno”. El precio de estos prismáticos es de unos 1.100 euros y el año próximo saldrá el modelo 10x56. Respecto a los binoculares con telémetro incorporado, los LRF 1700, decir que están disponibles en 8x30 y 10x30, que cuentan con lentes de alta definición y sistema autofocus, que sus mediciones son extremadamente precisas incluso por encima de los 1.700 metros, que tienen un modo de medición de distancia convencional y otro de escaneo o barrido que nos va dando las distintas distancias según vamos moviendo los prismáticos y cuyo precio es de 1.700 euros. En relación a la serie Wildlife (10x44 y 8x44), aunque encuadrada en la división outdoor de prismáticos Steiner y con precios en torno a los 2.000 euros, podemos señalar que también es una fantástica opción para la caza, y prueba de ello es el test que también hicimos en la revista Caza Mayor de abril de 2017 del modelo 10x44.

Sin renunciar nunca a una alta calidad óptica y mecánica llegamos a los binoculares Ranger Xtreme, que vendrían a ser la gama media y que podemos encontrar en cuatro medidas (8x56, 10x42, 8x42 y 8x32). Conservan una alta transmisión de luz (92%), su distancia mínima de enfoque es de 1,9 metros, poseen una gran rueda de enfoque y cuentan con solapas u orejeras en los oculares. Respecto a sus precios, van desde los 558 a los 812 euros.

La tercera y última gama, más económica y encaminada a aquellos jóvenes cazadores que empiezan y no pueden hacer grandes desembolsos, es la Observer, en 10x42 y 8x42, con precios de 329 y 299 euros respectivamente.

Y finalmente llegamos a los visores de caza, con dos líneas perfectamente diferenciadas, la Ranger (1-4x24, 2-8x42, 3-12x56 y 4-16x56) y la Nighthunter (1-5x24, 1,6-8x42, 2-10x50 y 3-15x56, con una edición limitada 70 aniversario de toda esta gama), ambas con unas magníficas prestaciones para la caza mayor, la primera entre los 1.000-1.200 euros y la segunda a partir de los 1.800 euros (precios muy competitivos en relación a la calidad que ofrecen), distribuyendo Beretta-Benelli Ibérica con grandes resultados la primera en España aunque también se pueden solicitar visores de la segunda.

Últimas líneas

En próximos números de las revistas Caza Mayor y Federcaza tendrán información ampliada de esta visita a Steiner Optik, pero antes de poner punto final, agradecer a Steiner, en las personas de Peter y Thomas, y a Natalia y a Ander, de Beretta-Benelli Ibérica, la oportunidad brindada y el exquisito trato dispensado en nuestro periplo por tierras alemanas.

Más información en www.bbi.es o en www.steiner.de

(Texto: José María García Medina / Fotos: Autor y Steiner Optik)