Pasar al contenido principal
AVANZAN HACIA UN NUEVO PROTOCOLO DE ACTUACIÓN

El Principado a favor de ganaderos y cazadores por los ataques de lobo

El Principado de Asturias se compromete a tomar medidas que frenen los ataques de lobos a las ganaderías, trabajando en un protocolo que agilice los trámites y garantice el pago de indemnizaciones.
Durante la reunión de ayer en el Ayuntamiento de Piloña (Fotografía: El Comercio) Durante la reunión de ayer en el Ayuntamiento de Piloña (Fotografía: El Comercio)

El consejero de medio ambiente, Benigno Fernández Fano, ha reconocido que la situación de los habitantes del mundo rural es muy complicada y que ellos “no tienen por qué soportar todas las bajas que están contabilizando en sus cabañas ganaderas”. Desde la Consejería de Medio Ambiente les han pedido “paciencia”, hasta que las medidas se pongan en marcha y puedan empezar a cosechar sus frutos. 

 

La nueva serie de medidas que se pretenden adoptar será siempre, tal y como han informado desde la Consejería, “en el estricto marco legal establecido por el Plan de Control del Lobo”. Benigno Fernández mantuvo ayer una reunión con los representantes de la asociación de cazadores y del colectivo de ganaderos y agricultores

 del municipio de Piloña, donde el lobo está causando auténticos estragos.

 

En los primeros pasos que está dando la Consejería de Medio Ambiente, se está tratando de frenar los daños ocasionados por los lobos del municipio de Piloña, intentando localizar a los ejemplares que están ocasionando los daños en la cabaña ganadera local. A pesar de que la medida con toda seguridad pueda generar la polémica -como ocurre siempre en torno al lobo-, Fernández ha asegurado que los ganaderos se merecen “vivir con confort” y que además “en ninguno me han solicitado la desaparición del lobo. Se está pidiendo que se controlen los daños, y en eso estamos”. 

 

Un nuevo protocolo 

 

A lo largo de la reunión mantenida, se abordaron los numerosos ataques del cánido que se han contabilizado durante los últimos meses, pero el principal tema de la sesión fue poder avanzar en la creación de un nuevo protocolo, que permita abandonar la vía judicial a la hora de aclarar las cuantías y condiciones de los pagos por los daños causados por especies cinegéticas. 

 

Iván Allende, alcalde en funciones del concejo, hizo especial hincapié en que los cazadores, agricultores y ganaderos “tienen una enorme importancia para el tejido económico de Piloña”, por lo que para él resulta fundamental protegerlos. “La ganadería y los recursos cinegéticos son un elemento de riqueza más en el municipio y debemos cuidarlos”, señalaba.

 

Aunque durante la última década la relación entre todos los sectores ganadero, agrícola y cinegético no hayan sido las mejores, ahora se busca avanzar de manera sostenible mediante el desarrollo del protocolo, para consensuarlo antes de este verano. El día 8 de julio está previsto que se organice una nueva reunión para cerrar de forma definitiva este protocolo, aprovechando el tiempo entre medias para pulirlo en todos los aspectos.