Pasar al contenido principal
ACUERDO SIN PRECEDENTES PARA LOS CAZADORES ANDALUCES

El Gobierno andaluz y la FAC firman un acuerdo para blindar la caza

El Gobierno del PP andaluz sella de forma definitiva su compromiso con la caza, mediante un convenio sin precedentes para los cazadores de la comunidad en el que se comprometen con la defensa de la cinegética oficialmente.
Carmen Crespo y la FAC durante el encuentro en el que se ha firmado el acuerdo Carmen Crespo y la FAC durante el encuentro en el que se ha firmado el acuerdo

El firme compromiso con la caza del Gobierno andaluz se materializa mediante la firma del protocolo para “defensa e impulso” de la actividad cinegética en la comunidad, por parte de la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo y el presidente de la Federación Andaluza de Caza, Jose María Mancheño.  

 

En este decálogo se recogen entre otras medias la defensa de la caza, la interlocución permanente a través de la FAC, el apoyo al silvestrismo con un estudio independiente sobre la cría en cautividad y la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) de la Montería y la Rehala. Crespo ha resaltado que durante los 100 primeros días de su Gobierno, se han visto reforzados con hechos “la defensa, el diálogo y el impulso” del mundo cinegético.

 

Mediante este convenio, el Gobierno andaluz refleja el “compromiso firme por el mantenimiento, el impulso y la defensa de la caza sostenible en la Comunidad Autónoma y su apoyo al sector cinegético andaluz, reconociéndola como una actividad que ha permitido el mantenimiento de nuestro medio rural”. 

 

La propia Crespo afirmaba que “en breve se va a dar trámite de audiencia” para “agilizar y finalizar” el trámite por el que se declaran la rehala y la montería como BIC, en el que está trabajando también la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico. “La Consejería realizará todas las gestiones que sean necesarias para la declaración de la rehala y la montería como Bienes de Interés Cultural de Andalucía” detalla el documento.

 

Una de las medidas que se recogen en este documento es la actualización del Plan de Caza Andaluz, para lo cual se celebrará una reunión este mismo mes del Comité de Caza de la Comunidad Autónoma, con el fin de actualizar el plan cinegético adaptándolo a la realidad cinegética andaluza. 

 

“La colaboración y el diálogo permanente con el sector cinegético en Andalucía serán la base para el consenso de las medidas a adoptar para el mejor ejercicio de la actividad en el marco de las políticas de desarrollo sostenible de la Comunidad, reforzando la importancia del Comité de Caza como órgano de participación, interlocución con el sector y la sociedad y de toma de decisiones en el ámbito cinegético” reza el documento.

 

Hay que sumar tres resoluciones demandadas por el mundo cinegético, en relación con las regulaciones especiales que permitan la caza de ciertas especies en situaciones específicas y fuera de la Orden de Veda, como en el caso de los jabalíes y ‘cerdalíes’ para controlar las poblaciones.

 

Cetrería y silvestrismo

 

La demostración de apoyo al silvestrismo es otra de las novedades de este documento, en el que según ha quedado firmado “las partes intervinientes manifiestan el apoyo expreso al silvestrismo, como modalidad tradicional y sostenible con el medio natural”. Se procederá además al encargo de un informe científico que realizará una entidad de prestigio sobre el silvestrismo, “demostrándole así a Europa que la cría en cautividad no es una solución válida”. 

 

Del mismo modo se procederá a la inclusión de la cetrería como modalidad de caza adaptada a la actualidad, mediante una orden que se tramitará tras “cinco o seis meses” a partir de que el Comité de este sector de su aprobación al respecto. 

 

Simplificar la normativa

 

El compromiso que ha firmado la Consejería se ha extendido también “para establecer un marco normativo actual y adecuado para el desarrollo de la actividad cinegética sostenible en Andalucía, teniendo como prioridad la agilización, la eliminación de trabas, la actualización del marco normativo sobre la caza. En especial, el desarrollo del Reglamento Andaluz de Caza deberá posibilite su mejor aplicación y su cumplimiento, a través de instrumentos normativos que simplifiquen el marco regulador de la actividad y responda a las necesidades actuales de la misma”.