Pasar al contenido principal
LOS CAZADORES GALLEGOS INDIGNADOS CON LA XUNTA

Polémica entre cazadores contra la ampliación de la veda del jabalí en Galicia

La Xunta ha aprobado finalmente la ampliación de un mes del periodo hábil de caza de jabalíes para la temporada que viene, aunque algunos cazadores se oponen a la medida y acusan a la administración de no hacer su trabajo.
Polemica_jabali_Galicia_G Fotografía de archi de un ejemplar de jabalí.

La medida fue presentada en el Comité Gallego de Caza, para hacer frente a la creciente preocupación de los miembros de la Xunta “por los daños causados para agricultores y ganaderos” debido a la superpoblación de jabalíes en la región. La preocupación por la creciente población de jabalíes aseguran que resulta alarmante también por los cada vez más frecuentes accidentes de tráfico que provocan y la expansión de la peste porcina africana por Europa, que podría tener resultados catastróficos de llegar a España. 

 

Los cazadores gallegos catalogan la medida como una “barbaridad” ya que aseguran que la superpoblación de jabalíes no es como ellos cuentan y denuncian que ni si quiera “tienen ningún censo de jabalíes, no hay ningún informe científico que acredite que haya superpoblación”. 

 

Habría que comprobar el estado de las poblaciones de forma real antes de tomar la decisión de continuar cazando en febrero, cuando es la época de la paridera y ya no es por lo que vayas a matar en febrero, es por que están todas las hembras preñadas” nos cuentan. 

 

La iniciativa pretende prolongar la temporada hábil de caza del 24 de agosto de 2019 hasta el 29 de septiembre de 2020, y se respetarían los días hábiles para la actividad cinegética de igual forma “los jueves, sábados, domingos y festivos siguen manteniéndose como jornadas hábiles para la caza” aclaraba la Xunta.

 

El Ejecutivo autonómico en unas declaraciones decía que "cabe recordar que estas iniciativas forman parte de la estrategia diseñada por el grupo de trabajo interdisciplinar para el control de daños causados por el jabalí promovido desde la Consellería de Medio Ambiente, en la que también se recogen medidas como el empleo de nuevos métodos selectivos de captura o la apuesta por nuevas regulaciones”. 

 

No hay superpoblación, hay superincompetencia 

 

Esta medida no ha caído bien entre muchos cazadores gallegos que aseguran que “no hay superpoblación, hay superincompetencia administrativa en todo lo relativo a la gestión rural y forestal” y señalan directamente a la subdirectora Susana Cuesta

 

Aseguran que Cuesta, es un impedimento para sacar adelante proyectos, programas y actuaciones con el objetivo de minimizar los daños causados por esta especie y que a pesar de los cambios de director de la administración, ella sigue allí a pesar de ser “la mayor incompetente ambiental”

 

Denuncian que la Xunta no quiere asumir responsabilidades sobre daños en agricultura, pero el verdadero motivo que causa la bajada de jabalíes a zonas habitadas por hombres y áreas de cultivo, no es otra que la constante presencia de personas en sus supuestas zonas de descanso “cuando esas jabalinas han parido y se caza en febrero ya estaban buscando una estabilidad en el monte y vas a provocar que se vayan a las ciudades” aseguran. 

 

Además, tachan de inadmisible la “pésima gestión de las zonas libres”, donde no permiten la caza de corzos por no haber plan técnico pero “en cambio dan precintos para organizar batidas de jabalí todos los fines de semana, sin haber si quiera un plan técnico”, lo que ha provocado la superpoblación de corzos y práctica desaparición de los suidos en esas zonas. 

 

“Hay una excesiva presión cinegética, no por que se cace mucho sino porque se caza mal. Las ordenes de veda molestan, todo el año hay gente en el monte molestando las cabañas de jabalíes y los están empujando a las ciudades y los cultivos” nos comenta un cazador gallego que ha preferido mantener oculta su identidad. 

 

Los cazadores advierten que este despropósito de administración va a acabar muy mal ya que “lo están poniendo a huevo para que el día de mañana lo denuncien y prohiban la caza, por que es una barbaridad y ya han amenazado con hacerlo los de PACMA, en concreto Silvia Barquero”. 

 

Aseguran que “la propia administración no cumple con sus deberes y no nos da ejemplo, las zonas libres que son responsabilidad directa de la Xunta y se dan cacerías todos los fines de semana sin plan técnico cinegético ninguno. Entregan los precintos y no hacen control alguno, ni si quiera hay plan técnico y no se pueden cazar los corzos pero los jabalíes sí”.