Pasar al contenido principal
En Villabáñez (Castañeda, Cantabria)

Pillan a un furtivo que había dejado herido un corzo

Los furtivos no descansan ni paran de delinquir en nuestros cotos, pero, afortunadamente, tampoco cesan las acciones del Seprona contra ellos, como la que ha puesto a buen recaudo a un furtivo de corzos en tierras cántabras.
Furtivo_Corzo_Cantabria_G Agente de la Guardia Civil con la escopeta y cartuchos intervenidos al furtivo.

Los hechos ocurrieron el 5 de febrero en el coto de Villabáñez (Castañeda, Cantabria), donde los efectivos del Seprona de Torrelavega sorprendieron a un hombre de 49 años y vecino de Santander tras disparar un corzo, que dejó herido.

 

Los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil acudieron al lugar tras ser alertados de la presencia de perros en el Barrio del Carmen de Villabáñez, en unas fincas que forman parte de un coto de caza.

 

Tras localizar un vehículo en una pista de los alrededores, la patrulla del Seprona vio cómo un hombre guardaba de forma apresurada un arma en el maletero, además de localizar también, a unos 20 metros del sujeto, un corzo macho herido que no se podía incorporar.    

 

Al inspeccionar el vehículo, los agentes encontraron una escopeta y las vainas de dos cartuchos utilizados, que fueron depositados en la Intervención de Armas de Torrelavega por haber el hombre presuntamente disparado y herido a un corzo en una zona de coto sin la preceptiva autorización.

 

En cuanto al animal, que seguía con vida, se dio aviso a los Agentes del Medio Natural del Gobierno de Cantabria, que lo recogieron y trasladaron al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Cantabria.