Pasar al contenido principal
Ha sido hallado a 700 metros de la valla fronteriza

La peste porcina avanza: aparece un jabalí infectado en Bélgica fuera de la zona segura

Nuevo episodio en Europa relacionado con la peste porcina africana que hace aumentar la preocupación al respecto. En Bélgica, ha aparecido un jabalí infectado fuera del área de seguridad.
Jabalí Bélgica PPA Jabalí enfermo de PPA filmado el pasado mes de febrero en Bélgica.

Según ha informado el ministro de Agricultura, Naturaleza y Bosques del país, René Collin, el pasado día 21 de junio las autoridades encontraron  un ejemplar de jabalí enfermo de peste porcina fuera de la zona de seguridad establecida por el Gobierno belga.

 

Una noticia que ha caído como un jarro de agua fría y que ha generado cierta sorpresa, pues en las últimas semanas parece que el virus estaba controlado en cierta medida. El cochino fue detectado a unos 700 metros de la valla que delimita la frontera entre Francia y Bélgica, dentro de la región de Valonia, una de las más golpeadas por la PPA. 

 

Collin ha informado además que, tras el hallazgo del jabalí enfermo, se están llevando a cabo más análisis. “Comprobaremos si otros jabalíes han sido infectados en la misma zona. Dependiendo del resultado de este análisis, veremos si ampliar o no la zona de seguridad”, ha explicado el ministro belga.

 

Jabalíes Bélgica PPA

 

Esta noticia desemboca en toma de nuevas decisiones. A partir del 1 de julio, el Gobierno belga ha decidido restringir también la circulación de vehículos por la zona colindante en la que el jabalí enfermo ha sido avistado. Se cerrarán al tráfico unas 7.000 hectáreas adicionales del territorio. 

 

Tal y como explican los tabloides del país, Virton, Musson, Saint-Léger y Aubange son los municipios afectados por esta medida. René Collin ha explicado también que se han detectado además algunos cochinos más enfermos, aunque esta vez dentro del perímetro de seguridad.

 

Llamamiento a los cazadores

 

Y ante la creciente problemática, no hay medida más efectiva y necesaria que los controles cinegéticos. En Bélgica son muy conscientes de ello. Por eso, el Gobierno ha hecho un llamamiento público a los cazadores.

 

“Hemos emitido una orden gubernamental para garantizar que no haya ni un solo jabalí en la zona infectada antes del 31 de diciembre”, ha señalado el ministro belga nada más conocerse este nuevo caso de PPA.

 

Ya hace algunas semanas, informamos cómo este Ejecutivo decidió movilizar al ejército para abatir jabalíes como medida preventiva contra la PPA. Ahora, parece que los controles se van a intensificar. Todo ello, con un objetivo en mente, erradicar la peste porcina y, en la medida de lo posible, frenar su expansión.

 

Pero no solo los cazadores serán movilizados. Ante el inminente peligro, Bélgica también ampliará la valla fronteriza que sirve como parapeto a los guarros enfermos. Está se ampliará en la zona norte y, a lo largo de 30 kilómetros, se construirán 190 kilómetros más de cercado. Y es que tal y como insisten desde el Gobierno de Bélgica, “el problema de la peste porcina africana no se ha resuelto todavía”.

 

Los países se blindan

 

La expansión mundial de la PPA es un hecho. Los países donde ya existen casos, palían la situación cómo pueden. En prácticamente todos los casos, recurriendo a la caza. Donde la enfermedad aún no ha hecho acto de presencia, tratan de blindarse construyendo vallas, como es el caso de Luxemburgo, Alemania o Dinamarca.

 

Estados Unidos, por ejemplo, recurre también a perros adiestrados que detectan posible carne de jabalí infectada, procedente de exportaciones extranjeras. En este caso, la mayor parte proviene de China, donde la PPA está generando un absoluto caos en el sector del cerdo.