Pasar al contenido principal
Esta es la forma en que responden los agricultores segovianos a los daños de los cochinos

Patrullas vecinales para defender los cultivos de los jabalíes

Los jabalíes están destrozando los cultivos de garbanzos en Valseca (Segovia) y los agricultores se han visto obligados a formar patrullas vecinales como medida de vigilancia.

La situación se agrava porque en estos momentos están brotando las plantas, que son un manjar para los cochinos. Algunos de los afectados afirman haber avistado incluso a una decena de ejemplares al mismo tiempo poniéndose las botas con los frutos.

Entre los mecanismos que los agricultores están utilizando para ahuyentar a los jabalíes se valen de ruido o potentes accesorios de iluminación, aquello que está a su alcance. No obstante, los esfuerzos son infructuosos.

Los animales se han acostumbrado a estas medidas disuasorias y, en ocasiones, ni siquiera se espantan. Es más, continúan  con su tarea de comerse los brotes como si nada.

Solicitan medidas urgentes

 

Los agricultores, basándose en la experiencia de años anteriores, ha constatado que el único método efectivo es el descaste de los mismos antes de que se coman la cosecha en ciernes.

La pasada campaña, los daños por la acción de jabalíes superaron los 20.000 euros, a los que hay que sumar el coste de las labores de siembra, plantación, etc… Pero en vistas de la lentitud a la hora de autorizar el descaste, los campesinos afirman que las pérdidas este año serán mucho mayores. Si estos permisos se retrasan más, muchos agricultores darán gran parte de su cosecha ya por perdida.