Pasar al contenido principal
INVASIÓN DE JABALÍES EN LAS CIUDADES

Salió de paseo con su perro y acabó en el veterinario por el ataque de un jabalí

Ver jabalíes campando a sus anchas por las ciudades se ha convertido ya en lo habitual, pero el peligro aumenta de forma directamente proporcional a su costumbre a tener personas y perros cerca.
'Gala' recuperándose en casa tras el ataque de los jabalíes.

En la tarde de ayer día 4 de marzo 2019, un cazador difundía mediante las redes sociales un vídeo de un jabalí grabado en el municipio de Las Rozas, perteneciente a la Comunidad de Madrid. Mario Gómez, que así se llama el aficionado que nos hacía llegar el vídeo, nos contaba que lo había grabado su amigo Pablo en torno a las 10:30 de la noche, dentro de la urbanización Molino de la Hoz

 

Es el primero que ven dentro de la urbanización, pero nos comentan que toda la zona está llena de muestras y de tierra hozada, que dejan más que evidenciado el hecho de que no era el primer paseo de un cochino por este entorno. En el vídeo podemos ver al jabalí de tamaño considerable transitando por la urbanización mientras algunos jóvenes gritaban “¡cuidado con los perros!”. Y hacían bien. Esta misma mañana nos llegaba otro testimonio de la tremenda peligrosidad que entrañan los jabalíes salvajes tan cerca de los núcleos urbanos. 

 

 

 

Jorge Fernández es un joven cazador madrileño que ayer acabó en el veterinario tras un angustioso episodio con los jabalíes de El Pardo. Jorge salió a dar un paseo con sus perros, una teckel, Gala y Tajo, un drahthaar, por las inmediaciones de este paraje madrileño. Una piara de guarros andaba cerca del camino completamente impasibles ante la presencia de paseantes y perros, como se puede ver en el vídeo que nos envía. Además en la piezase aprecia cómo varios de los cochinos de la piara son 'cerdalíes' rosas con manchas negras. Uno de los problemas de la superpoblación de jabalíes es la hibridación con los cerdos domésticos, que supone un peligro grave para la conservación de la especie (como ha sucedido con el boc balear).

 

 

 

Los perros, como buenos perros de caza, cogieron el viento y se escaparon tras los cochinos. El drahthaar volvió pero en la tenacidad característica de los teckels, la perra desapareció tras el rastro de los jabalíes. Dos angustiosas horas estuvieron buscando a la perra, hasta que recibieron la llamada de la Policia Nacional, que habían encontrado a Gala en la gasolinera Cepsa de El Pardo en un estado crítico. Varias costillas rotas y múltiples golpes y mordiscos, le impedían respirar bien

 

Gala ya se recupera en casa tras haber recibido atención veterinaria de urgencia. Por suerte ha quedado en un susto. El coste que sumió nuestro amigo fue de casi 700 euros, que se dicen pronto.

 

Pero la situación de los jabalíes en las ciudades es cada día más alarmante. Los Policias reconocieron que la situación en El Pardo es “una plaga” y la constante expansión de la especie los acerca cada vez más a los núcleos urbanos y las zonas residenciales, con el consiguiente peligro que eso conlleva para personas, niños y, por supuesto, para los perros. 

 

El hecho de convivir diariamente con seres humanos provoca una pérdida del miedo al hombre como depredador, que se traduce en cada vez un mayor riesgo de sufrir ataques. Es obligatorio hacer especial hincapié en la necesaria labor de la caza para el control de las especies, que evita la superpoblación y hace posible la convivencia entre animales y personas. 

 

Recordamos que hace un par de meses publicamos luna noticia del destrozo de un parque infantil a manos de los jabalíes, también en la Comunidad de Madrid. La situación en Madrid y en otras muchas comunidades como Cataluña o Galicia, donde ya forman parte del día a día las incursiones de jabalíes en núcleos urbanos, hace saltar todas las alarmas y evidencia la necesidad de una gestión y administración diligentes para esta situación. 

 

Este es otro vídeo de ayer del mismo jabalí que campaba a sus anchas por la urbanización de Las Rozas, un rato después, siguiendo con su ruta de alimentación por las aceras.