Pasar al contenido principal

Parar el golpe contra la caza y el tiro

Rifles semiautomático y cerrojo.

El lunes, los principales sectores darán cuenta de las gestiones realizadas para parar el último mazazo, el último golpe del Gobierno que nos llegó a los cazadores y tiradores en relación con la Directiva de Armas Europea, aprobada en marzo de 2017.

 

Para su trasposición a España se elaboró un documento con bastantes mejoras, con todo el sector unido en la reivindicación. Pues ni caso. Nos encontramos ahora con que el Gobierno y la ICAE de la Guardia Civil han hecho lo que les ha dado la gana con el Reglamento de Armas, dando un periodo mínimo para presentar observaciones y, lo que es peor, como dice Anarma, humillando a los legítimos usuarios de armas españoles. En el texto hay un total de catorce puntos muy negativos para nuestro colectivo de cazadores y tiradores, y ya veremos en qué queda finalmente este preocupante asunto.

 

Escopeta superpuesta tras ser disparada.

 

Por su parte, la RFEC ha mostrado su absoluta indignación. “Nos hemos encontrado, de forma sorpresiva, con la publicación de un borrador del Reglamento de Armas que sí ha incorporado importantes cambios que en ningún momento han sido consultados ni a cazadores ni armeros”, ha señalado el presidente de la RFEC, Ángel López Maraver.

 

Son muchos los problemas que nos afectan a los cazadores, los ataques que sufrimos. Por ello, ahora más que nunca debemos mostrar al Gobierno la fuerza de la caza, de los cazadores, de todos los sectores relacionados con nuestra actividad, legal y sostenible.

 

Nos sobran razones para manifestarnos, para protestar. A los cazadores en particular y a todos los que desarrollan su actividad, su vida, en el medio rural. Somos despreciados, olvidados, perseguidos e insultados. Los animalistas, pseudoecologistas y demás nos atacan y quieren acabar con la caza. Y lo que es peor, el Gobierno actual les hace el juego, y solo algunos partidos del arco parlamentario nos dan su apoyo.

 

Manifestación de cazadores en Madrid.

 

Por ello, ahora más que nunca es necesario que mostremos nuestra fuerza, en la calle y en las urnas. Ahora tenemos, dicen los organizadores del 3-M en Madrid en su convocatoria, una oportunidad, quién sabe si la última, que es manifestarnos todos los sectores del mundo rural.

 

Hacer un frente común, una imagen global que transmita a la sociedad la importancia que tiene el mundo rural y sus tradiciones. La unidad de todos los sectores es imprescindible. Ahora mismo están atacando la caza, los perros, el silvestrismo, la pesca, la agricultura, la ganadería, los toros... No lo permitamos, ¡nos vemos en Madrid! Allí estaremos.