Pasar al contenido principal
La Justicia paraliza su caza al norte del Duero

No se cazarán más lobos esta temporada por culpa de los animalistas

Los animalistas han conseguido su objetivo, ya que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha paralizado la caza del lobo en los territorios de esta región situados al norte del Duero.

Una medida cautelar que llega
después del recurso impuesto por ASCEL (Asociación para la Conservación y
Estudio del Lobo Ibérico) en junio del pasado año. La decisión afecta de lleno
a la temporada 2018/2019, una vez que la Administración ya había estipulado los
cupos desde 2016 hasta, precisamente, el año 2019.

Aunque esta suspensión solo
incluye en la práctica en la actual campaña, según ASCEL "supone un importante precedente
porque por primera vez una medida como esta tendrá efecto real en la población
de lobos, evitando la muerte de individuos".

Los jueces basan la anulación de
toda la normativa en un mismo supuesto. Consideran que el lobo no puede ser considerada
una especie cinegética, porque para ello se debe demostrar que su población y
distribución geográfica está garantizada, algo que no ha podido ser constatado
por la Junta de Castilla y León.

La Junta recurrirá

Por su parte, la Consejería de
Fomento y Medio Ambiente mostró su rechazo a la paralización de la caza del
lobo y recurrirá la decisión, al entender que "queda acreditada la existencia
de perjuicios para el interés general y de terceros".

El consejero del ramo, Juan
Carlos Suárez-Quiñones, insistió en que la postura de los grupos ecologistas sirven
a "intereses parciales", al contrario que en el caso de la Junta de
Castilla y León, que defiende  los
intereses generales", incluidos los de los ganaderos que sufren pérdidas
por ataques de lobo.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.