Pasar al contenido principal

Buen plantel de venados en la montería de La Casa de la Virgen

Dos de los bonitos venados cazados con Monterías Riquelme.
  • Organización: Monterías Riquelme
  • Finca: La Casa de la Virgen (cerrada)
  • Hectáreas monteadas: 500
  • Fecha: 18/10/2019
  • Localidad: Puebla de Don Fadrique (Granada)
  • Puestos: 10
  • Rehalas: 12
  • Cupo: 3 venados
  • Reses abatidas: 28 venados y 7 jabalíes (algunas homologaciones)

Eran las nueve en punto y estaba todo preparado en el enclave privilegiado de Puebla de Don Fabrique, un paraje único que prácticamente divide dos mundos: una zona casi desértica y abrupta y otra de monte y pedriza. La mañana había amanecido fresca, por debajo de los 5º C, con el cielo despejado y previsiones de altas temperaturas, por lo que había que aligerar.

Espectacular venado de La Casa de la Virgen.

Conforme se colocaban, los monteros iban viendo grandes venados, incluso alguno pudo disfrutar de lances apenas llegado al puesto. Había mucho rastro de jabalíes y un pisoteo y ‘trillerío’ de reses por toda la mancha.Se produjo la suelta rozando las 11:00 horas y los puestos de la Traviesa de la Marranera veían las pelotas de reses, pudiendo abatir los primeros venados.

Montero veterano con un precioso venado de esta montería celebrada en Puebla de Don Fadrique (Granada).

La querencia de las reses hacía que los perros se volvieran a la suelta una y otra vez, por lo que los puestos más próximos a ella no paraban de disfrutar de lances una y otra vez, haciendo el cupo con facilidad. Sin embargo, los puestos de la armada Casa de la Virgen no terminaban de cumplir.

Uno de los grandes venados de la jornada.

La temperatura superaba ya los 30º C y el calor era asfixiante. Era tiempo de hacer una pausa. Había dos puestos que no habían cumplido y en la misma suelta se concentraban las reses, por lo que, aprovechando la pausa para que se refrescaran perros y perreros, se reubicaron esos dos puestos, pudiendo finalmente jugar varios lances y cumpliendo con la garantía de éstos.

La sensación de los monteros era la de que en la mancha, aunque todo el mundo había visto cumplida su garantía y tenían casi todos los puestos el cupo hecho, se quedaron los mejores venados debido al calor.

Montero muy satisfecho con los venados que abatió.

Se había dado una muy buena montería y el plantel (28 venados y 7 jabalíes) vestía de bonitos colores. Un día precioso de campo, con el sol iluminando nuestras mejillas y dándonos de nueva una lección: para que los resultados vayan acorde con cada mancha, el tiempo quizás sea de lo más importante a tener en cuenta para una montería. Entre otras miles de cosas...