Pasar al contenido principal
En sus redes sociales

Pacma presume de haber paralizado la caza en Castilla y León

Ayer mismo, conocíamos la suspensión del decreto que determina qué especies son cazables en Castilla y León, una decisión que llegaba después un recurso previo interpuesto por Pacma.
Pacma_paraliza_caza_G Pacma se ha pronunciado sobre la decisión del TSJ de Castilla y León considerándolo un hecho histórico

Tras el auto emitido por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de esta región, el Partido Animalista contra el Maltrato Animal ha presumido de haber paralizado la caza en Castilla y León.

 

Tanto en su página web como en sus perfiles de redes sociales, la formación liderada por Silvia Barquero ha catalogado este hecho como algo “histórico”. Ellos mismo se atribuyen lo conseguido, afirmando que “Pacma obliga a los cazadores a colgar sus armas hasta nuevo aviso”.

 
La presidenta del partido animalista, Silvia Barquero, “este es un ensayo general de lo que será vivir en un país sin caza. Los cazadores tendrán que colgar sus escopetas, lo que supondrá un enorme respiro para los animales y para la personas que disfrutan del campo de manera pacífica, sin la amenaza de las balas”. Como siempre, haciendo uso de su carácter conflictivo y lanzando un nuevo ataque a la actividad cinegética.

 

Pacma Caza Castilla y León.

 

Para Pacma, se trata por tanto de una decisión judicial sin precedentes hasta el momento, que supone un varapalo para quienes han hecho bandera del apoyo a una actividad violenta como la caza para ganar votos, en clara referencia a los partidos políticos que se han mostrado favorables a la pervivencia de la actividad cinegética.

 

Desde otros perfiles también se han jactado de la decisión del TSJCyL. El líder de Ecologistas en Acción, Theo Oberhuber, afirmaba que la sentencia suponía una “gran victoria de Pacma”. Mientras tanto, desde el Twitter de la plataforma Proyecto Lobo, publicaban que se trataba de “una buena noticia para acabar el día”.

 
Pero los animalistas de Pacma han aprovechado para lanzar otro órdago. Y es que su departamento jurídico está estudiando la posibilidad de repetir este recurso en otras comunidades.

 

“Mientras la medida cautelar siga en marcha Castilla y León se va a parecer mucho a lo que buscamos y reivindicamos desde nuestro partido. Aunque seguiremos reivindicando la puesta en marcha de la Ley General de Bienestar y Protección Animal que presentamos al Congreso y que pondría fin definitivo a la caza en todo el país, pensamos que lo que ha ocurrido en Castilla y León podría tener su réplica en otros lugares. Seguiremos plantando cara a la violencia en el campo”, ha citado Silvia Barquero.

 

La Orden de Vedas sigue vigente

 

Pero a pesar de que Pacma se está vanagloriando, sus celebraciones podrían caer en saco roto. Tal y como hemos informado hoy  mismo, la Fundación Artemisan ha afirmado que la actual Orden Anual de Caza 2018/2019 de Castilla y León se encuentra plenamente vigente, por lo que se puede seguir desarrollando la actividad cinegética en los términos previstos en la misma.

 

En este sentido, el informe de Artemisan apunta que se trata de un auto que no se pronuncia sobre el fondo del asunto, que aún no es firme puesto que puede ser recurrido en un plazo de cinco días.

 

Desde la propia Junta de Castilla y León, el consejero del ramo, Juan Carlos Suárez-Quiñones ha confirmado que recurrirá el fallo de la Justicia. A este respecto, Artemisan considera que lo más procedente es que la Junta elabore de manera urgente un nuevo decreto que subsane los defectos que señala este auto, y sobre el que se sustente la futura Orden Anual de Caza. Dicho texto debería incorporar los informes científicos suficientes que acrediten un estado favorable de las poblaciones de las especies cazables en Castilla y León, tal y como prevé la Directiva de Hábitat.

 

 

En cualquier caso, como hemos señalada con anterioridad, la Orden de Vedas vigente en Castilla y León se sustenta en un decreto anterior, actualmente en manos del Tribunal Supremo y a la espera de una decisión definitiva.

 

Esto supone que la Orden Anual de Caza 2018-19 “se encuentra plenamente vigente y sigue desplegando sus efectos jurídicos, por lo que se puede seguir desarrollando la actividad cinegética en los términos previstos en la misma”, sin perjuicio de que, al haber sido también recurrida, pudiera también suspenderse. Esto a día de hoy no ha ocurrido, aunque es factible que suceda, detalla Artemisan en un comunicado.