Pasar al contenido principal
Afirman que "cazar no genera riqueza"

Pacma acusa a los cazadores de "vaciar" el mundo rural en su programa electoral

En PACMA parece que le han visto las orejas al lobo en las elecciones de Andalucía y han decidido adueñarse del mundo rural, en una frenética búsqueda de votos a la desesperada a base de mentiras sobre los cazadores.
Cartel de PACMA El partido animalista miente y difama sobre los cazadores en la búsqueda del voto rural.

A nadie le sorprende que en el programa electoral de un partido cuyo nombre es tan explícito como el de PACMA, es decir Partido Animalista Contra el Maltrato Animal, se cargue contra la actividad cinegética pidiendo su abolición. 

El problema es que ni uno solo de los ‘argumentos’ que han dado es siquiera una verdad a medias. Las mentiras que vierte el partido liderado por la activista Silvia Barquero son cada vez mayores. Cada día pierden un poquito más la vergüenza y dan un paso adelante en atrevimiento. En un programa tan hueco como cursi, plantean unas “medidas de choque para el desarrollo del Mundo Rural” que no salen de los tópicos de “reparto de riqueza” o “igualdad de oportunidades”, pero a efectos reales de práctica, ni una palabra sobre que harían al respecto en caso de gobernar. 

Lo que sí harían y lo han dejado bien claro, sería prohibir la caza “por cruel con los animales y dañina para el medio”. Aunque entrando en el fondo de la materia, tampoco especifican cuales serían las supuestas medidas que tomarían en contra de la actividad, si afirman que “la supervivencia del mundo rural no pasa por mantener las mismas tradiciones que han llevado a la despoblación, a la pobreza y a la desigualdad”.

Cartel de campaña electoral del partido PACMA

El “antiespecismo” que ahora abrazan los animalistas se cuela directamente en la primera línea del programa de medidas para el mundo rural, ubicando a los habitantes humanos y animales de estas zonas en el mismo escalafón. Para el partido animalista, lo mismo son los animales que las personas del campo “PACMA defiende el Medio Rural y a las personas y animales que lo habitan”, como dice el refranero popular, ‘lo mismo me da que me da lo mismo’.

"Cazar no genera riqueza"

La caza no crea riqueza ni favorece el desarrollo ecológico o económico local” reza la primera misiva lanzada en contra de la actividad cinegética, por supuesto sin contar con ningún tipo de dato o estudio que avale tal afirmación. Por lo visto los 6.475 millones de euros que la caza genera en España no lo consideran generar riqueza, números reales y contrastados recogidos en el estudio de 'Impacto Económico y Social de la Caza en España’ realizado por Deloitte para Fundación Artemisan. 

No solo es que la caza sí genera riqueza y fomenta la economía local, sino que estamos hablando de un sector, cuya contribución al PIB (0,3%) equivale a las ventas netas de vino, al 13% del sector agrícola, ganadero y pesquero, al 4% del sector de la construcción o al 9% del sector financiero, como bien sacó a la luz el informe antes mencionado. 

"Cazar altera el equilibrio ecológico"

Aseguran también que la caza solo favorece el desarrollo de las especies consideradas cinegéticas, algo que si se analiza bien, es más un piropo en materia de conservación y fomento de la biodiversidad que un insulto, pero lo aderezan añadiendo que ese “desarrollo de un tipo determinado de especies, las denominadas cinegéticas” se realiza “frente a otras sin valor económico para la industria de la caza”

Esta afirmación resulta contradictoria con el discurso habitual de que los cazadores estamos acabando con las poblaciones de animales salvajes a base de cazarlos, como aseguraba Moreno Barbieri -vicepresidente del partido animalista-, en un artículo que publicaba hace unas semanas. En él, afirmaba que “toda la caza a la que se dispara en León procede ya de granjas agrocinegéticas”, todo ello después de acusarnos de borrachos y llamarnos ‘sopla cuernos’. Parece que no se ponen de acuerdo entre si la caza fomenta o extingue las especies cinegéticas.

Una de las apuestas de PACMA es implantar la dieta vegana como modelo ético de consumo.

“Altera el equilibrio ecológico, supedita el uso de recursos como el agua, el paso o el suelo a las necesidades de los cotos y los cazadores” continúa relatando la fábula (por que no tiene otro calificativo posible) del programa de los animalistas. Precisamente es el equilibrio ecológico una de las principales herramientas que proporciona la caza a los medios donde per se, no existe equilibrio ecológico por falta de depredadores naturales

Por decir barbaridades, llegan al extremo de culparnos por “destruir el suelo con los vehículos de las batidas”, como si fuéramos los únicos que circulan por las pistas de las zonas naturales y además, lo hiciéramos a “troncha-monte”. Incluso nos acusan de llenar de plástico el campo y ensuciarlo con los cartuchos, cuando en la evolución que han sufrido los cazadores hacia un cazador-conservacionista si algo prima, es el cuidado del medio

Quizá se hayan inspirado Jesús Calleja y su hermano, que tras atacar en varias ocasiones al colectivo de cazadores por supuestamente ensuciar los montes y otras tantas cosas, fueron pillados tirando basura para luego grabarse recogiéndola. Una imagen bastante gráfica sobre como funciona el falso ecologismo del que pregonan los animalistas para manipular la opinión pública. 

Para rematar la retorcida y falaz lista de medidas electorales para el mundo rural, aseguran que la caza “fomenta la pobreza en empleos precarizados en los cotos, mientras los propietarios se embolsan cantidades ingentes de dinero que no revierten en la comunidad”. Dato que contrasta con las 187.000 personas que emplea la cinegética de los cuales, 141.261 fueron mantenidos gracias al gasto en caza y 45.497 fueron empleos directos generados por cotos y organizadores profesionales de caza.