Pasar al contenido principal
Y EUROPA RESPONSABILIZA A LA ADMINISTRACIÓN

Los osos pardos se ceban con las ganaderías en Castilla y León

La Asociación de Ganaderos Montaña de León denuncian que llevan casi un año sin tener noticias de la Junta de Castilla y León, que todavía no ha abonado las indemnizaciones por daños de osos a ganado.
Los osos pardos cantábricos continúan los ataques a las ganaderías y la Junta ni si quiera ha dado señales de vida. Los osos pardos cantábricos continúan los ataques a las ganaderías y la Junta ni si quiera ha dado señales de vida.

A los ganaderos de montaña de Castilla y León se les empieza a agotar la paciencia. Hartos del “ninguneo” al que son sometidos por la administración, han denunciado la situación irregular que están viviendo ya que llevan más de un año sin saber nada de las reclamaciones por daños causados por oso pardo que pusieron, pero es que además los ataques continúan y al parecer, los guardas ni si quiera acuden a levantar acta cuando se producen nuevos ataques. 

 

Los daños causados por oso pardo en las propiedades en Castilla y León deben ser compensados mediante unos pagos, tal y como quedó regulado en la orden FYM/1010/2016, de 21 de noviembre, pero a pesar de ello, los ganaderos de la Asociación de Ganaderos Montaña de León llevan casi un año sin tener noticia alguna de la Junta. Según la norma, se establece un plazo de tres meses a partir del día en el que sea presentada la solicitud, dirigida a paliar los daños ocasionados por oso pardo, que hayan afectado a personas físicas o jurídicas que sean propietarias de ganado, cultivos, praderío, arbolado, colmenas, infraestructuras y demás bienes muebles o inmuebles.

 

Los ganaderos ahora, casi un año después, han decidido manifestar su hartazgo por la falta de información absoluta sobre la evolución del proceso y el evidente retraso de los expedientes. Además querían poner de manifiesto los ataques acontecidos después de la presentación de las solicitudes estancadas, en la comarca de Omaña (un ternero y dos potros), en Valseco (un ternero) y en Villablino (varias ovejas). "El pasado mes de octubre fuimos y nos dijeron que la persona que lleva ese tema estaba de baja, y que el funcionario que lo sustituía se estaba poniendo al día, por eso entendimos que era una situación puntual que retrasaría los trámites 15 ó 20 días, pero a día de hoy seguimos sin saber nada”, explicaban desde la asociación. 

 

Los ataques de oso continúan

 

Los ganaderos son pacientes, pero mientras ellos siguen sin cobrar por las bajas ocasionadas, los ataques se siguen produciendo acumulando nuevos expedientes sin procesar. “Entendemos que hay unos trámites, pero sigue habiendo ataques y la gente se cansa de esperar, por eso nos planteamos ir al juzgado y denunciar a la Junta, no nos dejan otra alternativa, entendemos que puede haber un retraso de dos o tres meses por una situación puntual pero, ¿un año? Ni siquiera sabemos cómo van los expedientes, nadie nos dice nada”, manifiestan.

 

Empiezan a plantearse la vía judicial pero las garantías son mínimas y temen poder perderlo todo, “si vamos al juzgado nos tememos no sacar nada, no sabemos si será posible porque estamos casi fuera del año en curso en el que se produjo el ataque”. La convivencia con los osos no es su problema aseguran, sino como se está gestionando la coexistencia por parte de las administraciones, “nos hablan de la conservación, de que tenemos que aprender a convivir con los grandes carnívoros, y estamos de acuerdo hasta cierto punto, pero no queremos que nos ninguneen, solo que cumplan la palabra dada”.

 

Los ganaderos ni si quiera entran en si las cuantías de las indemnizaciones les parecen correctas o no, aunque señalan que siempre sale ganando si fija el precio quien paga. Ellos lo que reclaman es diligencia, información, que alguien les diga algo porque “ante la opinión pública queda muy bien decir que se recortan los plazos, pero hay que cumplir”. Además todo este conflicto tiene un agravante. Al parecer y tal y como denuncian los ganaderos, los guardas ni si quiera acuden a levantar acta cuando son llamados por un nuevo ataque de oso, ante lo que los ganaderos apuntan que “¿cómo no van a bajar las estadísticas si no van?”.

 

Europa llama la atención a las administraciones

 

La Plataforma Europea para la Coexistencia entre Humanos y Grandes Carnívoros ha hecho durante el pasado mes de mayo, un llamamiento a las administraciones implicadas para que se implementen las medidas preventivas para los ataques de osos y lobos, aprovechando la financiación y todos los fondos que se brindan desde Europa. 

 

Europa ha identificado las responsabilidades de los estados miembro para implantar siguientes medidas: 

 

  • Incluir la protección del ganado contra grandes carnívoros en sus Marcos de Acción Prioritaria (PAF), que han de ser remitidos a la Comisión Europea en junio y en los Planes Estratégicos de nueva Política Agraria Comunitaria 2021-2027

 

  • El establecimiento de medidas preventivas como la asesoría y seguimiento en la implementación y puesta en práctica de medidas experimentales han de ser incluidas en los dos pilares de la PAC o en los presupuestos nacionales

 

  • Compensar económicamente las bajas y costes indirectos en caso de implementación previa y fallo de las medidas preventivas 

 

  • Poner en marcha las Plataformas Locales y Regionales sobre Coexistencia con grandes carnívoros para favorecer el diálogo.