Pasar al contenido principal
EL OSO HA SIDO CALIFICADO COMO “ASESINO”

El oso ‘Goiat’ aparece en Huesca causando una catástrofe en las ganaderías

El enorme oso pardo ha cruzado del Valle de Arán a Ribagorza, en el Pirineo de Huesca, donde está causando auténticos estragos en las ganaderías y ASAJA ha anunciado movilizaciones si no se interviene.
El oso 'Goiat' ya estuvo al borde de su expulsión de Pirineos por los estragos que causaba en las ganaderías. El oso 'Goiat' ya estuvo al borde de su expulsión de Pirineos por los estragos que causaba en las ganaderías.

‘Goiat’ es un ejemplar adulto de oso pardo que fue capturado en Eslovenia y liberado en el año 2016 en los Pirineos, aunque el resultado ha sido bastante más catastrófico de lo que las autoridades esperaban de él. Desde el Valle de Arán, Goiat ha viajado hasta la comarca de Ribagorza, ya en Huesca, donde los ganaderos están en un ‘sin vivir’ con su presencia y Asajaha tenido que denunciar la grave situación, por los ataques constantes del oso a las ganaderías llegando a pedir su traslado urgente

 

La organización agraria ha emitido un comunicado en el que han calificado a ‘Goiat’ como un “asesino” originario de “una raza muy peligrosa”, además de exigir a los políticos medidas de actuación urgente entre las que incluyen la retirada del oso. El ejemplar ha sido avistado en el camping de Bonansa y en algún pequeño municipio del Pirineo catalán, pero lo que está haciendo notar su presencia de verdad son los ataques constantes a las ganaderías de la zona. 

 

‘Goiat’ y ‘Claverina’

 

Asaja ha asegurado que la convivencia es “totalmente imposible ya que donde hay lobos y osos no puede haber ganadería” y han solicitado que el oso sea expulsado de la zona, donde tal y como han descrito en la zona se está viviendo una “grave situación”. Gravedad que se ve acentuada además por la presencia de “Claverina” en la zona más occidental del Pirineo aragonés. La osa fue introducida por el Gobierno de Francia en la vertiente de la cordillera que limita con Navarra y Aragón.

 

Ahora a los ataques, el miedo se acentúa ante la perspectiva de que ambos ejemplares se encuentren y acaben procreando. Para Asaja no hay duda, nos encontramos ante “una situación crítica y lamentable que afecta ya a varias zonas de la parte oriental y occidental de Aragón, causando muertes en animales, estrés y nula producción debido a los abortos de las hembras gestantes”.

 

Además aseguran que esto es “humillante” y “una falta de respeto”, debido a la situación de desprotección a la que se enfrentan los ganaderos frente al oso, soportando los ataques y “sin soluciones al respecto” por parte de los gobiernos y administraciones. “Dado que se trata de un tema de tal gravedad, desde hoy, Asaja Aragón anuncia movilizaciones en todo el territorio si las autoridades políticas del Gobierno de Aragón no toman cartas en el asunto lo antes posible”, anunciaba el comunicado.

 

‘Goiat’, el oso problemático y reincidente 

 

Imagen tomada durante la suelta de 'Goiat' en el año 2016

 

No se trata de la primera vez que protestan por las andanzas del oso y sus ataques contra las ganaderías. Apenas unos meses después de ser liberado, entre sus víctimas ya había seis yeguas y cuatro potros, aparte de muchas ovejas. Los ataques se cuentan ya por cientos y el ímpetu depredador del oso ha sido calificado por los expertos de ‘inusual’. Debido a la situación que estaba generando el Gobierno catalán se planteó la explusión del oso de Pirineos, capturarlo y devolverlo a su país de origen. Hubiera sido la primera expulsión de un plantígrado en la historia de la cordillera fronteriza, pero el plan al final no llegó a ejecutarse. 

 

En el año 1996 había 3 osos en los Pirineos y en 2016, cuando fue liberado ‘Goiat', la población de osos estaba ya en 43 ejemplares. El aumento tuvo mucho que ver con la liberación de Pyros, el primer ejemplar de oso pardo liberado en Pirineos y que procreaba incluso con sus nietas. Precisamente para evitar la consanguinidad que estaba generando el fogoso Pyros, se procedió al traslado de Goiat desde Eslovenia. A esta población habría que sumar la de osos pardos cantábricos, que el último censo la sitúa en torno a los 300 ejemplares.