Pasar al contenido principal
Y EL VÍDEO SE HACE VIRAL

VÍDEO: una mujer rescata una cierva de una valla 2 veces en menos de 10 minutos

Una mujer se encontró con una cierva atrapada y decidió rescatarla, pero en cuanto terminó el rescate el animal volvió a quedar enganchado y tuvo que rescatarlo de nuevo en una graciosa escena.
La mujer intentando separar los barrotes para liberar a la cierva. La mujer intentando separar los barrotes para liberar a la cierva.

“Para, ¡espera!”, le dice la mujer a la cierva, una hembra joven de ciervo de cola blanca que había quedado atrapada entre dos barrotes de una reja metálica. Una mujer que se encontraba en un parque de Estados Unidos haciendo deporte, se encontró con una cierva que itnentando seguir a su madre, quedó atrapada por la cadera en una verja. Colocó su teléfono móvil para grabar la escena y acudió en su auxilio mientras le pedía a la cierva que se estuviera quieta y el vídeo, se ha vuelto viral. 

Tirando de uno de los barrotes, consigue que este ceda lo suficiente como para que la cierva pudiera salir corriendo liberada de su yugo. Apenas la mujer comienza a saltar la valla de vuelta al camino, cuando se encuentra sobre lo alto, comienza a decir “¿te has quedado atrapada otra vez? ¡No puede ser!”. Apenas termina de bajarse y recoge su teléfono del suelo, se dirige grabando hacia otro lugar no muy lejano -a escasos 50 metros del primer sitio donde estaba atrapada la cierva-, mientras va mascullando en voz alta y hablándole a la cierva que al parecer, estaba atrapada otra vez. 

“Os lo prometo, ¡no entiendo que le pasa a esta tía! ¡Pero que le sucede!”, comenta sofocada mientras camina deprisa hacia el punto en el que nuevamente, la cierva se había quedado atrapada entre los barrotes. “¡De verdad te digo que tienes que aprender a salar!”, continúa con la respiración entrecortada y resoplando con incredulidad, ya que cualquiera diría si no fuera porque se trata de una pobre cierva, que lo estaba haciendo aposta para tener a nuestra amiga entretenida y ocupada. 

Con su madre presente

“¿Qué hubiera pasado si no llego a estar yo aquí? ¿Por qué no has saltado?”, continúa en un gracioso monólogo que de repente se convierte en una conversación, cuando aparece en escena la madre de la cierva que se había quedado atrapada. Se trataba de una cría que intentando seguir a su madre, decidió cruzar entre los barrotes en vez de saltar como su progenitora. El problema es que una vez liberada repitió la maniobra quedándose atrapada otra vez

“¡Y tú en vez de quedarte ahí mirando ven y enséñale a saltar!”, vocifera con mucho humor a la madre de la cervatilla atrapada. Desde luego que viendo su “indignación” ante la torpeza de este animal es difícil no sonreír. “Yo te suelto una vez más, pero tienes que aprender a saltar. ¡La próxima vez tienes que saltar!”, continúa la mujer a la vez que llega de nuevo ante la cierva atrapada.