Pasar al contenido principal
LA AMENAZA DE UN GOBIERNO ANIMALISTA EMPIEZA A SER REAL

PSOE y Unidas Podemos firman un acuerdo de Gobierno que incluye "un trato digno a los animales”

El PSOE que no incluyó una sola medida sobre caza en su programa y Podemos, que no solo no habla de caza sino que incluía medidas animalistas, firman un acuerdo que pone en jaque al mundo rural.
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tras firmar el acuerdo para el Gobierno de coalición. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tras firmar el acuerdo para el Gobierno de coalición.

Los peores presagios de muchos cazadores se hacen realidad y la amenaza de un gobierno con carácter y graves connotaciones animalistas nubla el futuro para la caza. Esta mañana la prensa se hacía eco del pacto al que han llegado Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, para conformar un gobierno de coalición. En el documento que sellaba su apretón de manos, ya se habla -y en el tercer punto sin ir más lejos-, de su lucha para la garantía “de un trato digno a los animales”.

El nuevo Gobierno con Pedro Sánchez como presidente y Pablo Iglesias como vicepresidente, aún debe contar con el apoyo del Parlamento, aunque tal y como han resultado los números será un mero trámite y todo hace indicar que saldrá adelante. En el acuerdo previo que han firmado para afianzar su compromiso por escrito, se incluye como tercer punto -por encima de los acuerdos sobre empresa, muerte digna, políticas feminisas, despoblación o la situación de Cataluña-, una medida en concreto que habla sobre las garantías y la lucha del trato digno a los animales

 

Acuerdo Psoe y Podemos

Podemos y su deriva animalista

Hace menos de un mes Teresa Rodríguez, cabeza del partido Unidas Podemos en Andalucía, realizaba unas incendiarias declaraciones durante un acto celebrado en Jerez de la Frontera, Cádiz. Durante su intervención, la coordinadora general del partido liderado por Pablo Iglesias, afirmó que “hablar a los niños de toros y caza es franquismo. Poco después se publicó el programa electoral del partido morado para el 10N y el animalismo de Podemos quedaba reflejado en sus medidas.

Podemos no solo se olvidó de la cinegética en su programa electoral, sino que además se pronunciaron en aspectos como “la eliminación de las declaraciones de Bien de Interés Cultural o de Bien de Interés Turístico para todo espectáculo donde se maltraten animales”, que afectarían indudablemente a las monterías y la tauromaquia. Pero no solo eso, sino que en el programa también quedaba recogida la intención de aprobar una "Ley de Bienestar Animal" y la "la tipificación del delito de maltrato de animales salvajes", que supone una puerta abierta para arremeter con la legislación en la mano contra la caza impunemente

En acciones anteriores, la representación del partido en Castilla-La Mancha, solicitó una modificación que pretendía aumentar la edad mínima legal para poder cazar de los 14 a los 16 años y fue rechazada con los votos en contra de PP y PSOE. El caso de las elecciones municipales de Madrid del 26M fue aún más grave, donde Isa Serra, la candidata de la formación morada a la Presidencia en la Comunidad de Madrid, llegó a prometer que si ganaban, prohibirían la participación de menores en jornadas de caza y festejos taurinos. No podemos olvidar recordar que en plenas negociaciones entre PSOE y Podemos para formar gobierno tras las elecciones generales de abril, se filtró a la prensa un documento con la lista de exigencias del Podemos. El partido de Pablo Iglesias e Irene Montero exigía al PSOE la vicepresidencia y cinco ministerios para su apoyo en la investidura, entre los que se encontraría el Ministerio “Derechos de los Animales”

El PSOE que olvidó la caza

Por su parte, el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha terminado con el historial de apoyo a la caza y al mundo rural del Partido Socialista, que solo se ha mantenido intacto en comunidades como Castilla-La Mancha y gracias al respaldo de Emiliano García Paje. Como en los anteriores comicios, el Partido Socialista se presentaba a las elecciones generales de este pasado 10 de noviembre sin hacer ni una sola referencia a la caza en su programa electoral, pero sí con guiños al animalismo tales como la aprobación de una Ley de Bienestar Animal. “Impulsaremos una Ley de bienestar animal que garantice una relación respetuosa hacia todos los seres vivos que, como indica la comunidad científica, son capaces de sentir emociones”, detallaba la medida concreta del programa, incluida en el punto número 30, titulado “Garantías para el bienestar de los animales”.

En sus propuestas estaba por ejemplo la equiparación de derechos entre animales y seres humanos. Asimismo, Pedro Sánchez y los miembros de su Gobierno no han tenido reparos en estrechar lazos con las organizaciones anticaza, durante las rondas de contactos civiles mientras que no han existido acercamientos con el colectivo cinegético. Y no hace falta recordar las conocidas opiniones de Teresa Ribera y José Luis Ábalos con respecto a la caza. Recordamos como la titular de Transición Ecológica afirmó que prohibiría la caza si de ella dependiera, mientras que el ministro de Fomento tildó a los aficionados a la venatoria de “casposos”.

Animalistas radicales dentro del Gobierno

Uno de los nombres además que entrarían en ese nuevo gobierno sería el de Juan López de Uralde, activista ecologista reconocido, que fue uno de los fundadores de EQUO y durante 10 años, presidente de Greenpeace España. Uralde pasó 19 días en prisión por intentar boicotear la Cumbre de Copenhague junto a un grupo de ecologistas y en 2011, fue condenado por un tribunal danés, junto a otros once miembros de Greenpeace, a 14 días de prisión condicional por los delitos de allanamiento de morada, falsificación de documentos y suplantación de funcionario público. 

Tras su salida de Equo pasó a formar parte de las listas de Unidas Podemos, por lo que no es menospreciable la amenaza de que quizás podría dejar su impronta en el nuevo Gobierno, que ya de por sí tiene una inclinación acusada hacia las posturas de animalistas y radicales ecologistas.