Pasar al contenido principal
En Extremadura

Prohibida la recogida intensiva de aceituna para no dañar a las aves silvestres

Extremadura ha tomado medidas para paliar los daños que sufren las migratorias. El Gobierno regional ha prohibido de forma cautelar a recogida nocturna superintensiva en olivares.
Extremadura recogida aceituna Los zorzales son una de las especies que más afectada se ve por este método de recolección.

La Junta de Extremadura ha suspendido de forma cautelar la recogida nocturna de aceitunas en olivares con métodos superintensivos. Una medida que viene justificada por los daños que sufren en estos entornos las aves migratorias, como son por ejemplo los zorzales. Hace algunas semanas, Andalucía también decretó esta prohibición.

La resolución, publicada recientemente en el Diario Oficial de Extremadura (DOE), explica cómo España y, especialmente la autonomía extremeña, es una zona por la que millones de aves pasan en su migración, provenientes de otras latitudes europeas. Aquí, hallan “áreas más cálidas donde pasar el invierno”. También detalla el texto para argumentar la decisión del Gobierno que "es ampliamente conocida la importancia y riqueza ornitológica del territorio extremeño, tanto en época estival e invernante como en la migratoria".

Como en otros puntos del país, la recogida de la aceituna ha ido evolucionando. Antes se recolectaba a mano y de día. El aumento de las hectáreas intensivas ha propiciado el uso de maquinaria que, además trabaja también en horas nocturnas. El ahorro económico es uno de los motivos. Para recoger la aceituna en el menor tiempo posible, los agricultores utilizan estas máquinas también de noche. Con el tiempo, este método se ha ido extendiendo más.

Extremadura recogida aceituna

Para estipular esta prohibición, tanto en Extremadura como Andalucía, los textos argumentan que cuando las cosechadoras trabajan sin luz del sol, las aves están “dormidas” y son “vulnerables, sin margen algunos para poder escapar”. Añade también que “son engullidas por la maquinaria. Tal es así al estar además ayudados de focos y faros de luz, lo que ciega a las aves e impide su escape”.

La Junta sostiene en su escrito que “se desconoce el potencial impacto ambiental sobre la avifauna derivado de la recolección con máquinas cabalgantes”. Por ello, adopta esta medida prohibitiva “con el objetivo de compatibilizar las prácticas agrícolas con la conservación de la biodiversidad, teniendo en cuenta la preocupación que ha manifestado la Comisión Europea al respecto”. En esta línea, el Ejecutivo autonómico  considera conveniente tomar medidas preventivas que, aplicando el principio de precaución, evite una posible afección a la biodiversidad y vulneración de la normativa ambiental.

Como era de esperar, las voces discordantes del sector agrario han aparecido. Miguel Monterrey es representante de la cooperativa del municipio pacense de Arroyo de San Serván y considera que ellos son “un sector estratégico y cada vez nos ponen más trabas en vez de ayudarnos”.

Desde Apag Asaja se ha pedido la derogación de esta medida, argumentando que “no se puede estar todo el día legislando y poniendo trabas al campo si no queremos que se queden vacíos nuestros pueblos”.

Estudio de impacto

Para medir los posibles efectos de esta práctica, la Junta de Extremadura elaborará un estudio cuyas conclusiones servirán de base para conocer el impacto generado por la recogida nocturna en las explotaciones del olivar superintensivo sobre las especies silvestres de esta Comunidad. Asimismo, se centrará especialmente en las especies incluidas en las Directivas de Aves y de Hábitat.