Pasar al contenido principal
CAZANDO EN SALVATIERRA, ÁLAVA

Uno de sus perros se va tras el rastro de un jabalí y le denuncian por maltrato animal

Un cazador vasco ha sido denunciado por abandono y maltrato animal, porque uno de sus perros se fue siguiendo un rastro hasta 20 kilómetros y cuando fue encontrado, le dijeron que el perro estaba “en condiciones pésimas” por el barro.
El perro llevaba collar con identificación, chip y  GPS. El perro llevaba collar con identificación, chip y GPS.

Un cazador vasco ha sufrido estos días una auténtica pesadilla, después de que uno de sus perros recorriera hasta 20 kilómetros siguiendo un rastro de jabalí y acabara en manos de una montañera, que lo puso en conocimiento de un ertzaintza (policía autonómico del País Vasco) y éste le denunció por abandono y maltrato animal. El cazador, indignado y con miedo por la situación que ha vivido y lo que suponen para la actividad cinegética este tipo de episodios, lo denunciaba mediante una nota de audio en Whatsapp en la que contaba todo lo sucedido.

Al parecer, el perro recorrió hasta 20 kilómetros y la montañera que lo encontró ya le dijo por teléfono (llevaba el número en el collar), que el perro “estaba en malas condiciones”. Pero lo grave es la reacción del ertzaintza, quien le amenazó repetidas veces con ponerle la denuncia por maltrato y abandono si no acudía inmediatamente, a pesar de explicarle que era físicamente imposible desplazarse hasta allí tan rápido por las carreteras y la distancia que les separaba. El protagonista lo narraba así: 

El perro se fue siguiendo un rastro

“Estábamos cazando en Álava, en la zona de Salvatierra y soltamos a los perros. Salieron varios jabalíes que no los pudieron tirar y los perros pasaron a la zona de Guipuzkoa, a la cara norte. Sobre las dos del mediodía me llama una chica, una montañera y me dice que había cogido un perro. Pues bien, muchas gracias, dónde está y tal. Pero claro, yo para poder llegar a esa zona tenía 40 minutos hasta bajar al coche y luego tengo que meterme otros 40 minutos en coche porque no puedes cruzar por ninguna pista, que no hay en esa cara. (…). 

No pasan ni 20 minutos y me llama la ertzaintza y me dice que han cogido un perro, que está a mi nombre. Le he explicado la situación y que enseguida iba a ir, que no puedo ir volando y que me lo dejaran en un bar atado, que el perro es muy dócil, tiene su collar con el teléfono, el GPS que vale un dineral para tener a los perros localizados, su chip, que miren lo que quieran y el tío me dice que tenía que ir pero ya

Un perro "maltratado por tener barro"

Le vuelvo a explicar dónde estaba y me empieza a decir que el perro está en malas condiciones, que tiene espuma en la boca y no sé qué, y que como tarde mucho en recogerle, que va a comisaria y me pone una denuncia por el maltrato animal. Le dije que es un perro de jabalí, no de tener en la cocina, que son perros que disfrutan cazando y que se han pasado a aquel lado y que mi intención es ir lo antes posible, que soy el primer interesado. Y me dice que es que encima está lleno de barro y que está en condiciones pésimas. Ya le he dicho que es que el perro se ha metido 20 kilómetros y está cansado, que se habrá metido en un charco para refrescarse y ya después de decirle eso, parece que le ha sentado muy mal y me ha dicho que me estaba pasando, que o iba inmediatamente o me ponía una denuncia

Al final me han dejado el perro en una comisaría de los municipales en Oñati y los agentes allí, me han dicho que el ertzaintza me va a poner una denuncia en comisaría por maltrato animal y por abandono o lo que sea. Así que esto es lo que nos espera, encima hemos ido a buscar otros 2 perros que nos faltaban y nos hemos cruzado como con 80 montañeros y todo el mundo diciéndonos que "pobre perro" y que "pobre no sé qué". Y “cuando le cojas no le riñas”, una mentalidad que me he quedado asustado. A ver qué es lo que tengo que hacer ahora, a ver si el tío ha ido de farol, pero por el momento la denuncia está.