Pasar al contenido principal
En Suecia

Graban el duro ataque de dos lobos a una perra de caza

Durante varios minutos, la perra de caza lucha por su vida ante el ataque de los dos lobos. Las imágenes son un tanto duras y fueron grabadas durante una jornada cinegética en Suecia.
Lobos perra Suecia Hasta de dos lobos tuvo que defenderse 'Klara'.

Aunque el vídeo es de hace unos años, narra una situación real a la que estás expuestos muchos cazadores. En esta pieza se refleja la terrible experiencia que sufrió Klara, la perra de un cazador sueco durante una jornada venatoria en Suecia. La publicación corresponde al portal cinegético Svensk Jakt.

Tommy Berglund estaba con su compañera canina cazando alces en Sunne, un municipio ubicado en el condado de Värmland, al oeste de Suecia. El hombre había colocado una cámara en el lomo de Klara, colgada del collar, para grabar el desempeño de la perra. La escena no fue ni muchos menos la esperada.

Tal y como se refleja en el vídeo, Klara está batiendo el terreno cuando frente a ella se aparece un lobo. En un principio, el cánido se muestra tranquilo y ambos animales se olfatean incluso. Pero tras unos segundos, el lobo se avanza sobre la perra de caza. 

Aparece también otro lobo y, durante casi 10 minutos, Klara se enfrenta a sus atacantes. Aunque no se aprecia son suma claridad, sí se pueden atisbar los continuos envites de los lobos, en clara superioridad frente a la perra de caza. 

En ocasiones, los gemidos de dolor que emite Klara son sobrecogedores. Son varias veces las que la perra cae al suelo, aunque consigue levantarse para seguir defendiéndose. Al final, parece haberse dado por vencida. El doloroso ruido nos hace imaginar que los lobos se están cebando con su presa, mientras Klara respira de forma agitada. Aquí os mostramos el vídeo.

'Klara' se recuperó

No obstante, parece que la historia no fue del todo trágica. El dueño de Klara relató a un portal sueco lo ocurrido instantes después. Nada más llegar al lugar, los lobos se habían marchado y la perra yacía en el suelo cubierta de heridas y ensangrentada

Rápidamente, Berglund cogió a Klara y la llevo a la clínica veterinaria de Münkfors. Una vez allí, cuenta cómo los sanitarios anestesiaron a la perra y empezaron a suturar las numerosísimas marcas de guerra que tenía por todo el cuerpo.

Berglund relata que la perra estuvo durante mucho tiempo a base de antibióticos y recuperándose del terrible suceso. Incluso apunta se han reducido sus capacidades de caza en el monte a causa de las heridas en una de las patas. El dueño explicó que tras el ataque, no tenía la intención de volver a soltar a Klara en la misma zona del ataque por el miedo a que se repitiera.