Pasar al contenido principal
En Galicia

Los cazadores piden que se habiliten las zonas de adiestramiento para los perros de caza

Ategal y la Mesa Gallega por la caza defiende que “el bienestar animal de nuestros perros de caza es lo más importante y debe ser prioritario, por ello necesitan ejercitarse para garantizar su calidad de vida”.
Perros caza Galicia El parón influye negativamente en el bienestar de los perros de caza.

Las asociaciones Ategal y Mesa Gallega por la Caza, representativas del sector cinegético gallego, coinciden en la necesidad de que la administración habilite con carácter excepcional las zonas de adiestramiento permanente que la inmensa mayoría de los tecores gallegos tienen recogidas dentro de su superficie.

Desde el momento en que por causa de la pandemia del Covid-19 se decretó en España el estado de alarma, dichas zonas se encuentran cerradas a la actividad de los perros.

El próximo 14 de mayo se cumplirán ya dos meses desde el cierre de estas zonas de adiestramiento para perros, con lo cual ambas entidades entienden “que los dos meses de parón biológico y mayor sensibilidad para la cría en la zona ya han cumplido con su objetivo”.

Los aficionados, en buena parte del territorio gallego, necesitan esa habilitación especial pues muchos planes de aprovechamiento recogen como meses de cierre de esas zonas incluir junio, o incluso junio y julio, con lo cual el periodo de cierre, teniendo en cuenta que ya están cerradas desde el 13 de marzo se iría hasta los cuatro o incluso cinco meses.

Perros caza Galicia

La salud física de los verdaderos “deportistas de la caza” que no son otros que los perros, necesitan con urgencia de esa actividad física como auténticos atletas que son, para reducir su sedentarismo, mejorar su condición física y evitar enfermedades.

El confinamiento extraordinario al que se están viendo sometidos los perros de caza al permanecer ya dos meses encerrados, influye negativamente en su estado físico e incluso genera conflictos en los caniles. “no queremos ni pensar cuál sería su estado si ese confinamiento se prolongase hasta los cinco meses”, señalan las entidades. Alertan que esto podría suceder de no habilitar las zonas de adiestramiento permanente para que puedan ejercitarse física e incluso psicológicamente.

Para los cazadores gallegos es imprescindible que, respetando las limitaciones impuestas por las autoridades sanitarias se les permita acceder a esos lugares de “esparcimiento para nuestros perros de caza”, acreditando esa necesidad de desplazamiento con la posesión por ejemplo de la licencia de caza.

Entienden que estas acciones pueden desarrollarse perfectamente con carácter individual, sin contacto con terceros y al aire libre. Asimismo, el uso de estos espacios habilitados, “contribuirían enormemente al bienestar animal y a la mejora de su salud, restableciendo una equidad con los demás perros considerados mascotas”.

Por todo ello Ategal y la Mesa Gallega por la Caza han cursado solicitud a la Consellería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia para que habilite todas las zonas de adiestramiento de perros “con carácter urgente y en aras de preservar el bienestar animal de nuestros perros de caza”.