Pasar al contenido principal
Afirmaron que los cazadores abandonan y maltratan a sus perros

Los cazadores exigen a la Policía que rectifique las acusaciones de maltrato animal

La Real Federación Española de Caza ha pedido, de igual forma, que se depuren responsabilidades por estas declaraciones en los perfiles oficiales de Twitter y Facebook del Cuerpo Nacional de Policía.
RFEC Policía perros La Policía Nacional acusó en Twitter a los cazadores de abandonar y maltratar a sus perros.

La Real Federación Española de Caza (RFEC) ha exigido formalmente al director general del Cuerpo Nacional de Policía, Francisco Pardo Piqueras, la rectificación inmediata de los comentarios publicados el pasado 1 de febrero en sus perfiles oficiales de Twitter y Facebook, en los que se podía leer: El 1 de febrero coincide con el fin del período de caza, momento decisivo para algunos de estos perros que en muchos casos se traduce en abandono o, peor aún, en sacrificio”.

La RFEC ha señalado a Pardo Piqueras que publicar este tipo de falsas afirmaciones, sin contrastar su veracidad en fuentes fiables, criminaliza a todo un colectivo formado por un millón de aficionados, cuyos integrantes, en su inmensa mayoría, considera a sus perros como parte de su familia.

Desde el estamento federativo se han recordado al Director General de la Policía Nacional los datos aportados tanto por el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil, que indica, oficialmente, que en el año 2018 se abandonaron 52 galgos y se robaron 285 perros de caza, como por la Fundación Affinity, cuyo último informe, de 2018, muestra que febrero es el segundo mes del año en el que menos abandonos se producen y que, del cómputo total de perros abandonados, el fin de la temporada de caza supone únicamente un 12,6%.

Tanto el colectivo cinegético como la Real Federación Española de Caza condenan cualquier tipo de abandono y maltrato animal, en especial, el de los perros de caza, y han manifestado su malestar porque un Cuerpo de Seguridad del Estado, como es el de la Policía Nacional, se haga eco de erróneas y tendenciosas declaraciones, contribuyendo, de esta forma, a criminalizar a los cazadores y a dar apoyo a un discurso de odio contra la actividad cinegética.