Pasar al contenido principal
EN FUENTESAÚCO, FUENTELAPEÑA Y VILLAESCUSA

Alerta en Zamora por la incesante desaparición de perros de caza

Los vecinos y cazadores de varios municipios de Zamora están extremadamente preocupados, por la inquietante desaparición de galgos, podencos y otras razas de caza.
Trisky, el último podenco desaparecido. Trisky, el último podenco desaparecido.

En concreto los cazadores y vecinos de la comarca de La Guareña, situada en el sureste de la provincia de Zamora, llevan un tiempo altamente preocupados por la desaparición de perros de razas de caza en los municipios de Fuentesaúco, Fuentelapeña, Villaescusa y otras poblaciones cercanas.

Se han denunciado ya varios casos como el de Trisky, un podenco desaparecido en Fuentesaúco cuyo dueño está removiendo cielo y tierra para averiguar su paradero. Pero Trisky no es el único perro que ha desaparecido misteriosamente y los cazadores de la zona, comienzan a sospechar que alguna banda e ladrones dedicada al robo de perros de caza está operando por la zona. 

El patrón de los robos es simple: buscan perros jóvenes, preferiblemente cachorros que todavía no tengan puesto el microchip y después de un tiempo vigilándolos, se los llevan. El fin para el que los roban se desconoce, pero como suele ocurrir con estos casos, nunca es para nada bueno. Zonas como Cantalapiedra y Cantalpino sufren los mismos robos y por norma general, no se vuelve a saber nada de los canes nunca más. 

Aumentan los robos de perros de caza

Dado el peligroso y progresivo aumento de robos de perros de caza, la Asociación Española de Rehalas puso en marcha una campaña para luchar contra esta lacra que se puede evitar siguiendo una serie de consejos. Especialmente al inicio de las temporadas de caza, se ha apreciado un incremento de los robos de perros de caza en general y en las rehalas en particular, por lo que la AER lanzó una lista de consejos que seguir para evitarlos que podrás leer en este enlace

Robos exprés

En Sevilla, los robos de perros en zonas como Arahal son tónica diaria también. Uno de los casos más llamativos ocurridos allí, fue el robo de una galga en tan solo 8 minutos. Tres hombres se bajaron de un vehículo, a cara descubierta y a plena luz del día, saltaron el muro y procedieron al robo, dejando el coche preparado para salir rápido si hiciera falta. 

Una persona que pasaba por allí interrumpió la maniobra y los ladrones pusieron tierra de por medio, pero todo apunta a que su intención era llevarse más perros en la misma operación.