Pasar al contenido principal
Aunque otras han sido pasadas por alto

Admiten las alegaciones de los rehaleros a la nueva Ley de Caza de CyL

Las propuestas van en la línea de aumentar la seguridad de los perreros en las manchas y sancionar como grave la interferencia de otras actividades sobre la caza. También se han desestimado otras alegaciones.
Admiten las alegaciones de los rehaleros a la nueva Ley de Caza de CyL Las propuestas han sido presentadas desde la AER (foto: Félix Sánchez).

La Junta de Castilla y León ha admitido parcialmente las propuestas de la Asociación Española de Rehalas a la nueva Ley de Caza de Castilla y León (Ley de Gestión Sostenible de los Recursos), tal y como ha notificado la entidad en un comunicado de prensa.

En concreto, se han admitido varias alegaciones en orden a aumentar la seguridad de los perreros en las manchas, al concretar la prohibición de disparar sobre los visos y en dirección a los batidores cuando no estén desenfilados por el terreno.

También se ha valorado la aportación de la AER, en la graduación como sanción grave a la interferencia de otra actividad sobre la caza, así como en la eliminación del controvertido artículo sobre el control de los perros de caza en el campo.

Sin embargo, los rehaleros lamentan que otras de propuestas que, a su juicio, eran necesarias o cuanto menos convenientes, para una regulación de mayor calidad, se hayan pasado por alto. Y detallan: “entre ellas nuestra disconformidad con la elevación de la franja de número de perros que conformarán una rehala; una mayor concreción en la regulación de las rehalas que participen en las monterías; la prohibición expresa de disparar sobre una pieza de caza agarrada por los perros; o una autorización directa y clara de la participación de los perros de raza considerada potencialmente peligrosa en las monterías.

La Asociación Española de Rehalas ha querido agradecer a la Junta de Castilla León su receptividad, entendiendo como objetivo común que la legislación cinegética regule los aspectos esenciales de la caza con rehala, para ofrecer la necesaria seguridad jurídica a quienes la practican y a quienes la controlan. La entidad comparte este objetivo con la Administración y anuncia que seguirá ofreciendo su colaboración “para que las normas que nos afectan se ajusten a la realidad y a las necesidades de los rehaleros”.