Pasar al contenido principal
En la Comunidad Valenciana

Victoria en los tribunales para la reconversión del parany

Se abre una vía para la captura en vivo de tordos en la Comunidad Valenciana. La justicia ha dado la razón a los aficionados al parany frente a los ecologistas, que han intentado durante años torpedear dicha modalidad.
Victoria en los tribunales para la reconversión del parany Fotografía de archivo de un parany, típico en la Comunidad Valenciana.

El mundo del parany (APAVAL) celebra una gran victoria en los tribunales. En concreto, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha dado un paso a favor de la reconversión del parany. Esto es, hacia la captura en vivo de tordos (especie cinegética sí cazable con armas) en árboles que conformaron antiguos paranys pero sustituyendo la liga por el arte denominada cesto-malla.

Dicha arte por su selectividad ya es utilizada para la captura en vivo en otros países de las Unión Europea. El Tribunal, además, condena a costas a la Administración, que se opuso indebidamente en 2017 a la autorización de pruebas de campo que tasaran la selectividad del cesto-malla.

Derrota de los ecologistas

Hoy, la justicia, claramente ha evidenciado la arbitrariedad de determinados departamentos de la Administración Valenciana, cedidos a “partidos ecologistas”, (imperio de la ideología apartada de la aplicación objetiva de las leyes) a la hora de resolver una mera autorización (de comprobación en campo de la selectividad de un arte de caza) que se conceden con regularidad por Comunidades Autónomas.

La oposición ideológica a meros trabajos de campo por parte de los grupos ecologistas deviene, sin duda, de la alta probabilidad de que se constaten altos niveles de selectividad para la caza de túrdidos con el cesto-malla, lo que permitiría la concesión de autorizaciones en un futuro de la caza de tordos en árboles preparados al efecto.

Parany

Esto es la recuperación, por una minoría de practicantes, de la caza de tordos sin armas. Esto contribuirá, por un lado, a la conservación parcial de un patrimonio etnológico de forma activa (la caza con parany, pero sin liga), y por otro al mantenimiento de un "gremio" unido íntimamente al campo y su observación, de alto valor por su potencial contribución desinteresada (económicamente) a la denominada Ciencia Ciudadana, muy por encima del potencial de otros estudios que requieren de financiaciones públicas.

A partir de otoño

Dicha oposición ideológica (dictadura) ya ha conseguido el retraso de los trabajos en campo durante 3 años, (4 años contando con el cumplimiento del requisito de presentación pública del cesto-malla). Ahora se espera poder tomar los datos oportunos en el próximo otoño.

APAVAL, promotora de los estudios, no ceja en su empeño de conservar las modalidades de caza regional en consonancia con las exigencias de las nomas de conservación de aves a nivel europeo y estatal.

La sentencia ha sido posible gracias a la unión de colectivos interesados en la defensa de modalidades minoritarias de caza que, con falacias, son atacadas por los colectivos ecologistas.

“La unión de diferentes colectivos en la denominada Plataforma de Defensa del Silvestrismo representada a través del despacho de Abogados Cremades & Calvo-Sotelo, ha hecho posible una sentencia que ha sido valorada muy positivamente por todos los miembros de la Plataforma”, explican desde Apaval.