Pasar al contenido principal
Podría ser sancionado con una multa de entre 3.000 y 200.000 euros

Perseguir y grabar en vídeo a un oso por la carretera le puede salir caro al autor

Parece mentira pero es así. Hemos llegado a un punto de tanta obnubilación con los smartphones y las redes sociales, que cualquier cosa nos parece susceptible de ser filmada y compartida, sin tener en cuenta los riesgos que esto puede entrañar.

La fecha de publicación en Facebook del vídeo fue el 8 de febrero, a las 19:54 horas, y el comentario del autor, Javier del Valle Reguera, decía lo siguiente: “Oso bajando San Pedro Grado”. La pieza no tardó en correr como la pólvora por esta red social hasta convertirse en viral y ser recogida por diferentes medios informativos.

Uno de ellos ha sido elcomercio.es, quien cuenta que el protagonista de los hechos “conducía el viernes por la tarde por la carretera que une San Pedro de los Burros y Villanueva en Grado. Bajaba a una velocidad lenta. Se trata de una vía estrecha y llovía en abundancia cuando en una recta se encontró con un oso. Frenó hasta detener el vehículo y sacó el móvil del bolso para grabarle. Mientras buscaba el teléfono, el plantígrado echó a correr. Le siguió durante unos treinta segundos”.

Pues bien, esta acción podría costarle caro a Javier del Valle, ya que la Fundación Oso Pardo (FOP) ha decidido denunciarlo por acosar al animal, recordando que la legislación prohíbe “molestar, inquietar o perseguir” a la fauna silvestre. Si la demanda prospera, el conductor podría ser sancionado con una multa entre los 3.000 y los 200.000 euros.

Por su parte, la Fundación Oso de Asturias también condena y muestra su malestar ante estos hechos, si bien no se plantean denunciar al conductor del vehículo.

Curiosamente, el vídeo, que hasta hace unas horas seguía en el muro de Facebook de esta persona, ha desaparecido del mismo, igual que de un canal de YouTube, por lo que compartimos éste elaborado por nuestros compañeros de 'El Diario Montañés', que además incluye las reputadas palabras del profesor Carlos Nores.

Y es que como verán en las imágenes bajo estas líneas, además de estar prohibido perseguir y acosar a animales protegidos como el oso pardo cantábrico, pudo ocurrir un accidente durante la filmación porque el conductor invadió el sentido contrario mientras grababa la carrera del oso.

En casos como éste, con el animal en la carretera, lo oportuno es reducir la velocidad hasta detener el vehículo, señalizar con luces de emergencia y esperar hasta que éste la abandone.

en Videos