Pasar al contenido principal
Pierden miles de votos en ambas autonomías

Los partidos anticaza coleccionan otro fracaso electoral en Galicia y País Vasco

Tanto Pacma como Podemos, que ha querido coger el estandarte del animalismo, fracasan en ambos comicios autonómicos. El partido animalista pierde miles de votos, mientras que los morados solo conservarán una mínima representación en País Vasco.
Los partidos anticaza coleccionan otro fracaso electoral en Galicia y País Vasco Laura Duarte (izquierda) y Pablo Iglesias (derecha), líderes nacionales de Pacma y Unidas Podemos.

Derrota estrepitosa y absoluta de los partidos anticaza en las elecciones autonómicas celebradas este pasado domingo 12 de julio en Galicia y el País Vasco. Unos comicios celebrados en mitad de la pandemia por el Covid-19, que no han hecho otra cosa que confirmar el escaso apoyo con el que cuentan las políticas animalistas que van en contra de la actividad cinegética.

No habrá animalistas en el Parlamento gallego

En Galicia, el vencedor de las elecciones ha sido el actual presidente Alberto Núñez Feijóo. El líder del PP, gran defensor de la caza, ha logrado su cuarta mayoría absoluta consecutiva. Con ello, iguala los 41 escaños logrados en 2016.

En esta autonomía, el batacazo animalista ha sido sonoro. Pacma ha logrado unos irrisorios 6.055 votos. Ha perdido más de la mitad de sus votantes con respecto a 2016, cuando aglutinó más de 14.000 papeletas.

También la coalición En Común-Unidas Podemos ha sufrido una debacle histórica. El partido de Pablo Iglesias, cuyo líder en Galicia es Antón Gómez-Reino, se ha quedado sin representación parlamentaria. De un plumazo, ha perdido más de 200.000 votos y los 14 escaños que la formación logró en 2016. En estas elecciones ha conseguido poco más de 50.000 apoyos.

Desde hace tiempo, Podemos Galicia ha intentado coger el testigo del animalismo, coqueteando sin tapujos con los colectivos anticaza, y estrechanzo lazos con la Fundación Franz Weber y la Asociación Libera. El resultado no ha sido el esperado y, finalmente, no habrá partidos animalistas en el parlamento gallego. Tan solo el PP, el Partido Socialista y el Bloque Nacionalista Galego han obtenido representación.

Escasos apoyos en el País Vasco

La situación es muy parecida en el País Vasco, donde Pacma ha perdido prácticamente la mitad de votos (4.865 en 2020 frente a 8.589 en 2016). Por supuesto, la representación parlamentaria queda increíblemente lejos.

Tampoco el animalismo extremo abrazado por Podemos ha triunfado. En el País Vasco, el partido morado sí obtiene representación, aunque lo hace a costa de perder muchos apoyos. De los 157.334 votos y 11 escaños obtenidos en 2016, pasan a 71.759 papeletas y tan solo 6 asientos en el hemiciclo vasco.

Aquí, el vencedor de las elecciones ha sido el actual lehendakari Íñigo Urukullu, que presumiblemente podrá gobernar en coalición con el PSE.