Pasar al contenido principal

Los linces ‘Malabar’, ‘Marchés’, ‘Moraima’ y ‘Mosquito’, liberados

Estos son los nombres de los cuatro nuevos linces ibéricos que han sido liberados por el proyecto Life-Iberlice en las dos zonas de reintroducción de la especie en Castilla-La Mancha y que se unen a ‘Mirabel’ y ‘Medellín’, liberados la semana pasada.
Arriba la lince 'Moraima' y abajo el lince 'Mosquito'.'

Con la suelta de estos cuatro ejemplares de lince ibérico,  el proyecto Life+Iberlince continúa los trabajos de liberación de ejemplares en Sierra Morena Oriental y Montes de Toledo, territorios en los que desde hace años viene trabajando con el objetivo de consolidar la presencia de la especie.

En Montes de Toledo, han sido liberados los machos 'Malabar' y 'Marchés', el primero de ellos nacido en el Centro de Cría en Cautividad de Zarza de granadilla de Cáceres y, el segundo, nacido en el Centro de Cría en Cautividad de Silves de Portugal. En Sierra Morena Oriental, en la provincia de Ciudad Real, ha sido liberada 'Moraira', una hembra nacida en el Centro de Cría en Cautividad de Zarza de Granadilla, y un macho, 'Mosquito', nacido en el Centro de Cría en Cautividad de ‘El Acebuche’ de Huelva. Estos cuatro nuevos linces ibéricos liberados forman parte de los 19 que está previsto sean soltados durante este año en estas áreas de reintroducción de la especie, cuyo hábitat reúnan las condiciones necesarias para garantizar la supervivencia de una población viable. En Montes de Toledo está previsto liberar un total de 10 ejemplares, mientras que en Sierra Morena Oriental se liberarán nueve. Todos ellos se unirán al resto de ejemplares que a día de hoy campean por Castilla-La Mancha.

El proyecto Life+Iberlince, que cuenta con 19 socios y está gestionado en Castilla-La Mancha por la Junta de Comunidades, Aproca, Fomecam y WWF, continúa así trabajando en su objetivo de conseguir un número de linces y un número de poblaciones suficiente que garanticen la supervivencia de una especie que estuvo al borde de su extinción. El proyecto se ha marcado como retos incrementar el número de ejemplares al menos a 70 hembras territoriales en Sierra Morena (50 en Andújar-Cardeña, 10 en Guadalmellato y 10 en Guarrizas) y 25 en Doñana-Aljarafe y establecer cinco nuevas áreas de reintroducción en Portugal, Castilla-La Mancha, Extremadura, Murcia y Andalucía, con capacidad suficiente para conseguir poblaciones de lince ibérico autosostenibles. Por ello, considera básico lograr una tasa de fijación de ejemplares de no menos del 50% de los individuos liberados y, conseguir en el segundo año de liberación la fijación, al menos, del 33% de las hembras reintroducidas.

Otro de los objetivos del proyecto es conseguir un elevado grado de apoyo social y de participación en las áreas de reintroducción, por lo que tanto la administración regional, como los socios del proyecto, con la colaboración de los agentes medioambientales y técnicos de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, trabajan en involucrar a la sociedad del entorno de las áreas de reintroducción y a los propietarios de fincas cinegéticas.