Pasar al contenido principal
HA OCURRIDO EN RÁGAMA, SALAMANCA

Tres furtivos heridos de gravedad al intentar escapar de la Guardia Civil

En un dispositivo con 12 coches patrulla, los agentes de la Guardia Civil consiguieron cercar a los furtivos reincidentes que acabaron volcando el coche, en el que llevaban además cuatro galgos robados.
El coche de los furtivos tras el accidente, siniestrado por completo. El coche de los furtivos tras el accidente, siniestrado por completo.

Tres hombres procedentes de Salamanca han resultado heridos en un aparatoso accidente en Rágama, mientras intentaban huir de la Guardia Civil, que había montado un operativo para detenerles dado que se trataba de furtivos reincidentes. Llevaban meses intentando detener a estos cuatro furtivos, que esquilmaban de forma ilegal las liebres entre Madrigal de las Altas Torres, Arévalo y Ataquines desde hacía tiempo. 

Fue la Guardia Civil, con el Sargento Pedro Díaz del Seprona de Ávila, quienes organizaron todo el dispositivo para detener finalmente a los furtivos que llevaban meses actuando en la misma zona. Los furtivos viajaban en un coche de alta gama, un todoterreno Mercedes Benz ML, que terminaron volcando al ser sorprendidos por un coche de la Guardia Civil bloqueando el paso en un camino, mientras huían de otro. El tremendo volantazo provocó que el conductor perdiera el control del vehículo, provocando el vuelco y las posteriores vueltas de campana, en las que tres de los cuatro ocupantes salieron despedidos por las ventanillas. 

El resultado ha sido de dos hombres muy graves, uno grave y otro leve. Los agentes de la Benemérita, conocedores de la facilidad para darse a la fuga de estos delincuentes, bloquearon todas las salidas posibles con diferentes patrullas para evitar que una vez más, salieran indemnes de sus fechorías. Además, los fugitivos eran sospechosos de haber actuando con galgos robados.

Una persecución interprovincial

La persecución se inició en el coto abulense de Cabezas del Pozo y Cisla, donde los agentes detectaron el vehículo todoterreno gris e intentaron darle el alto. El coche se dio a la fuga perdiéndose por las pistas sin que pudieran darle alcance, pero en su frenética huida terminaron en el coto salmantino de Rágama, donde les aguardaba un coche de la Guardia Civil taponando el camino. Fue entonces cuando se produjo el accidente. El operativo de la Guardia Civil tenía 12 coches patrulla en la zona para la operación y fueron ellos, quienes auxiliaron a los fugitivos tras el accidente, mientras llegaban los servicios sanitarios de emergencia. 

Galgos robados

Tras llevarse en ambulancia a los heridos, los agentes registraron el vehículo en el que encontraron cuatro galgos que llevaban en el coche, uno de ellos robado la semana pasada en Peñaranda de Bracamonte, que ya ha sido devuelto a su legítimo dueño. El resto de galgos se encuentran bajo tutela de la Guardia Civil, mientras se trata de localizar a los propietarios para proceder a su devolución. El vehículo quedó siniestro toal por lo que su destino fue el desguace de Madrigal de las Altas Torres y los heridos se encuentran hospitalizados en Salamanca.