Pasar al contenido principal
En Burgos

Un furtivo, pillado 'in fraganti' mientras estaba colocando un cepo en el monte

Los agentes encontraron el cepo con restos de sangre y una corneja muerta que servía como cebo. Se puso en marcha un servicio de vigilancia y pillaron al furtivo colocando la trampa. Se enfrenta a una multa que podría llegar a los 300.000 euros.
Un furtivo, pillado 'in fraganti' mientras estaba colocando un cepo en el monte Imagen del cepo y de la corneja utilizados por el furtivo (foto: agentes de Medio Ambiente).

Los Agentes del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León de la comarca de Espinosa de los Monteros (Burgos) han y denunciado a un furtivo que había colocado un cepo en mitad del monte, por lo que se enfrenta a una multa que oscilaría entre los 5.000 y los 300.000 euros.

Según ha informado la Delegación territorial de la Junta de Castilla y León en Burgos, el pasado 9 de noviembre, los agentes del Servicio Territorial de Medio Ambiente localizaron, durante un servicio de vigilancia rutinaria, un cepo metálico con restos de sangre y una corneja muerta en sus inmediaciones.

La trampa estaba colocada en un paso habitual de la fauna y la corneja tenía como función servir de cebo. El cepo, según detalla Medio Ambiente, “contaba con dientes metálicos para infringir mayor daño e impedir la posible huida de la presa”.

Entonces, los agentes pusieron en marcha un dispositivo especial de vigilancia. En la mañana del 11 de noviembre el delincuente fue sorprendido mientras montaba la trampa, colocándola de nuevo en el paso. Los agentes identificaron entonces al presunto infractor, levantaron acta de denuncia y decomisaron el cepo.

Tras el suceso, el Servicio Territorial de Medio Ambiente ha recordado que “la tenencia y colocación de cepos, lazos o cualquier otro dispositivo de los considerados masivos no selectivos de captura o retención es una infracción grave de la legislación sobre Patrimonio Natural y Biodiversidad que puede conllevar una sanción de entre 5.000 y 300.000 euros”.

Además, la Junta de Castilla y León también ha advertido que “la presencia de cepos en el medio natural es un peligro tanto para las personas como para la fauna silvestre o doméstica, ya que cualquier persona puede pasear por la zona y acabar herida gravemente por pisar un cepo”.