Pasar al contenido principal
La Federación de Caza de Castilla-La Mancha presenta alegaciones al borrador

“Disparates” y más ataques a la caza en la Ley de Bienestar Animal

Ya informamos hace unas semanas que la Ley de Bienestar Animal que se está gestando en Castilla-La Mancha supone un ataque frontal a la caza y al mundo rural, de ahí que la respuesta no se haya hecho esperar en forma de alegaciones al borrador.
Agustin_Rabadan_M Agustín Rabadán es el presidente de la Federación de Caza de Castilla-La Mancha.

Y es que los cazadores castellanomanchegos, a través de la Federación de Caza de Castilla-La Mancha, han asegurado hoy que la Ley de Bienestar Animal pone de manifiesto que el Gobierno regional se ha puesto de rodillas ante el sector animalista más radical de la región. En un comunicado de prensa, la Federación ha anunciado que le ha presentado un documento al Gobierno regional en el que han presentado sus alegaciones a este texto. Agustín Rabadán, presidente de esta entidad, ha apuntado que en estas alegaciones se contemplan los principales puntos de esta ley con los que los cazadores de la región “no están de acuerdo y consideran inasumible”.

“Disparates”

Para los cazadores es un “disparate” que esta ley no excluya de su aplicación a animales que participan en las actividades cinegéticas y sufren riesgo de ser heridos, como son los perros de caza o hurones. La ley también incluye obligaciones de nuevo cuño, como es el caso de “educar y socializar a los animales de compañía” o de “facilitar a los animales oportunidades para que desarrollen sus características etológicas”, conceptos y obligaciones todas ellas ambiguas e indeterminadas.

Acabar con el control de gatos y perros asilvestrados

La redacción del anteproyecto también pone en jaque el control de perros y gatos asilvestrados por las guarderías y titulares de cotos. La abundancia de perros y gatos asilvestrados en el medio natural supone una pérdida de biodiversidad y la afección de numerosas especies de mamíferos y de aves. Las limitaciones generales y las concretas establecidas en el anteproyecto chocan con las previsiones de la legislación cinegética y lo que genera una gran inseguridad jurídica con consecuencias indeseables, como las posibles imputaciones por maltrato animal.

El caso de las rehalas

“Se establece una prohibición novedosa e inasumible por los titulares de rehala como es la obligación de esterilizar los perros y se olvida la necesidad de cría de cachorros para reposición de la propia rehala”.

Más detalles

Aunque no hay una prohibición expresa, se intuye una prohibición implícita del tiro al pichón y modalidades análogas, modalidades todas con raigambre en la región, en el país y reconocidas internacionalmente.