Pasar al contenido principal
La aplicación de la normativa valenciana queda suspendida

El Constitucional admite el recurso de inconstitucionalidad del Gobierno y paraliza la legalización del parany

El Tribunal Constitucional ha admitido a trámite el recurso de inconstitucionalidad que el Gobierno central interpuso contra la modificación de la Ley de Caza de la Comunidad Valenciana, que permitía la práctica legal de la caza de tordos con parany.
Apertura.jpg

La decisión del máximo órgano judicial se conocía al mediodía, en una providencia que establece que la vigencia y aplicación de la modificación del último párrafo del artículo 10 de la Ley 13/2004, de 27 de diciembre, de Caza de la Comunitat Valenciana, llevada a cabo el pasado mes de octubre y que permitía que el parany fuese de nuevo una modalidad de caza legal, queda “suspendida desde la fecha de interposición del recurso, el pasado 26 de enero, para las partes del proceso, y en el día en que se publique en el BOE para terceros”.

Esta resolución del Constitucional también será publicada en el Diario Oficial de la Comunitat Valenciana (DOCV), y la demanda y los recursos presentados se trasladarán al Congreso de los Diputados y al Senado, así como al Gobierno de la Generalitat y a Les Corts, a través de sus respectivos presidentes, con el fin de que “en el plazo de 15 días, puedan personarse en el proceso y formular las alegaciones que estimaren convenientes”.

Recordamos que la decisión de interponer este recurso de inconstitucionalidad, adoptada el pasado 22 de enero en una reunión del Consejo de Ministros, quedó justificada porque, a ojos del Gobierno central, la reforma del Artículo 10 de la Ley de Caza de la Comunidad Valencianaviolaba competencias estatales” al permitir un método de caza no permitido en la legislación nacional, en concreto en la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad, que incorporó a la legislación española lo contenido en la Directiva Aves, que no permite usar ningún arte o método de caza “masivo y no selectivo”.

“Indignación y frustración”

Esos son los dos adjetivos que definen en este momento el sentir en la sede de la Asociación de Paranyers (Apaval). Miguel Ángel Bayarri, secretario de esta asociación que aglutina a los aficionados a esta modalidad tradicional de caza de tordos, comenta que la noticia ha causado “indignación, frustración” y un sentimiento de impotencia en Apaval, ya que, a pesar de haber hecho “las cosas bien”, impulsando estudios y elaborado informes que avalan que el parany es un método selectivo y no masivo, tal y como marca la UE, “alguien ha querido que el parany no sea legal”.

Bayarri ha lamentado también que desde el Gobierno central no se haya tenido voluntad de dialogar, ni de convocar una comisión bilateral “en la que poder explicar todos los aspectos del parany”, como reclamaron hace algunas semanas. Igualmente, el secretario de Apaval ha indicado que se podrán en contacto a lo largo de esta tarde con todos los grupos políticos de Les Corts para conocer más sobre el alcance de la resolución y los pasos a tomar a partir de ahora.

La respuesta, el 7 de marzo en Castellón

De momento, desde Apaval ya han comenzado a articular respuestas a este aparente desafío desde el Ejecutivo central. La primera de ellas es la convocatoria, “si la situación no se resuelve”, de una concentración el próximo 7 de marzo, a las ocho horas, en la plaza Maria Agustina de Castellón, coincidiendo con la celebración de la Asamblea General Extraordinaria de Apaval en la cercana localidad de Almassora.

En dicha concentración Apaval pedirá que se retire el recurso de inconstitucionalidad presentado por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, y que se publique, por parte de la Consellería de Medio Ambiente de la Generalitat Valenciana, el reglamento que regulará la práctica del parany, como contemplaba la modificación de la Ley de Caza valenciana, que ahora ha quedado suspendida de forma provisional por el Constitucional.

(Texto: Ramiro Lapeña. Fotos: Shutterstock y Apaval)