Pasar al contenido principal
que había capturado usando métodos de captura ilegales

Condenado a un año de cárcel y 47.000€ de multa por matar 152 aves protegidas

El Juzgado de Sevilla ha condenado a un hombre, propietario de una granja, a una pena ejemplar, tras localizar en su congelador 152 ejemplares de especies de aves protegidas.
Curruca capirotada (Sylvia atricapilla), de las que los agentes encontraron 30 ejemplares en el congelador. Curruca capirotada (Sylvia atricapilla), de las que los agentes encontraron 30 ejemplares en el congelador.

Francisco R. M., ha sido condenado por el Juzgado número 10 de Sevilla, a una pena de un año de prisión, 1.620 euros de multa y la inhabilitación para cazar y/o pescar durante dos años, tras encontrar en su congelador 152 aves protegidas. Además en la sentencia dictada por el juzgado, le condenan a pagar una indemnización de 47.000 euros a la Junta de Andalucía por un delito contra la fauna por las aves encontradas y otro por tenencia ilícita de armas. 

La Guardia Civil fue la encargada de realizar una inspección el pasado 22 de enero de 2013, en las instalaciones de la granja del acusado. En ella, localizaron dentro de un congelador, dos rabilargos, cuarenta y nueve petirrojos, cuatro colirrojos tizones, ocho currucas cabecinegras, una tarabilla común y treinta currucas capirotadas. Todas estas especies están incluidas en el Listado Andaluz de Especies Silvestres en Régimen de Protección Oficial y declaradas de atención especial.

Además, se le encontraron ocho verderones comunes, cuarenta verdecillos, cuatro mirlos comunes y ocho gorriones comunes, especies silvestres cuya caza no se encuentra autorizada, según la Ley de Flora y Fauna. Por si fuera poco, los agentes encontraron “una cantidad ingente de métodos de caza prohibidos”, entre los que se encontraban 146 «costillas», cajas de hormigas aladas utilizadas como cebo de pájaros insectívoros, dos redes de pantalla y cuatro de suelo, un visor nocturno adaptable para arma larga y un cepo.